Así es el barrio del Carmen que quiere Lara Méndez

El Concello invertirá 280.000 euros para humanizar las dos sendas del Camino Primitivo y la Vía Romana XIX que transcurren por la zona

El barrio del Carmen es de las zonas más bonitas de Lugo. Como una pequeña aldea insertada en el corazón de la ciudad y depositaria de siglos y siglos de historia. El problema es que durante años esa zona estuvo olvidada, quizás  en parte por las dificultades para encontrar una fórmula adecuada para rehabilitar un espacio que rezuma patrimonio por sus cuatro costados. Al fin y al cabo, las dos sendas oficiales del Camiño Primitivo surcan la bajada, y la Vía Romana XIX también atraviesa el lugar.

El caso es que el Concello de Lugo ha presentado ahora el que es uno de los proyectos más ambiciosos hechos para el Carmen en mucho tiempo: la recuperación de las tres sendas que lo cruzan. Se rehabilitarán y humanizarán los dos tramos del Camiño Primitivo y el de la Vía Romana XIX para que tanto peregrinos como lucenses y visitantes puedan disfrutar de los caminos.

El proyecto, impulsado dentro del Muramiñae, será un paso más en la unión de la trama urbana y la trama fluvial. Con la humanización de los tramos se pretende fomentar su uso, en vez de ser un reducto por el que solo los peregrinos transitan.

Proyecto de rehabilitación del Camiño Primitivo y la Vía Romana XIX en la zona del Barrio do Carmen
Proyecto de rehabilitación del Camiño Primitivo y la Vía Romana XIX en la zona del Barrio do Carmen

Para dar una segunda vida a O Carmen, el Concello invertirá 280.000 euros que se destinarán a poner en valor las sendas y mejorar la estética del barrio, aumentando al tiempo su seguridad. A la vista de la importancia patrimonial de estos trazados, el proyecto que se ha preparado es mínimamente invasivo. Respetará los caminos tal cual están, es decir, con sus pendientes y sus rasantes, pero se les aplicará un firme de zahorra al que se añadirá por encima un pavimento terrizo de jabre.

A mayores, se instalará una barandilla de madera en la confluencia del Camiño Primitivo con la Vía XIX, se reparará un muro municipal de contención de tierras, se recolocarán los bloques pétreos que se movieron en la intersección entre la Ronda y el Camiño, y se revestirán con piedra las escaleras que comunican la Vía con la Ronda del Carmen.

Para incrementar la seguridad se instalará un sistema de iluminación artificial que no será a base de farolas, sino con balizas instaladas en el suelo cada diez metros. Para hacer la canalización eléctrica, se abrirá una zanja mínima y los trabajos estarán supervisados por un arqueólogo por si apareciesen hallazgos arqueológicos.

También se instalarán papeleras y se mejorará la señalización en el lugar. En varias zonas de las sendas la señalización esetá desfasda o simplemente pintada sobre el suelo. Para corregir esto, se colocarán los indicadores adecuados y tres paneles informativos, una mesa interpretativa de granito y cuatro hitos pétreos que indicarán por dónde transcurre la Vía, y que van en consonancia con otros ya existentes en la ciudad. Los paneles informativos tendrán además una placan en Braille.

Paso de peatones lumínico que se instalará en el Barrio do Carmen
Paso de peatones lumínico que se instalará en el Barrio do Carmen

Paso de peatones inteligente

De alguna manera, la intervención que el Concello hará en el barrio del Carmen servirá para poner el valor una zona con una enorme riqueza histórica. Pero en el barrio también se dará un paso hacia el futuro puesto que en la Ronda do Carmen se ubicará el primer paso de peatones inteligente de la ciudad, que será, además, lumínico.

Este paso es una actuación complementaria al proyecto de las sendas del Carmen y va también de la mano del futuro carril bici de 14 kilómetros.

Unha aldea abandonada na cidade

lorena garcía calvo

A poucos metros da Muralla, o barrio do Carme languidece con casas tapiadas, lameiros e hortas ben coidadas

O barrio do Carme é unha aldea abandonada incrustada no corazón da cidade de Lugo. Unha inmensa contradición de chan fértil, regatos, vestixios romanos, casas derruídas, invernadoiros, grafites e fiestras tapiadas. Un cruce de rúas, fincas e camiños que milenios atrás era atravesado pola XIX calzada romana, que fala dun pasado honroso e dun presente solitario.

Hoxe no Carme apenas queda xente. A maioría das casas locen portas e fiestras tapiadas e nalgunhas a maleza exerce de okupa devastando paredes e ascendendo andares. Un dos poucos veciños que resistiron o envite da desertización do barrio conta que a maioría das vivendas leva trinta anos languidecendo a pesar de atoparse nun sitio privilexiado, a poucos metros da Muralla e do corazón mesmo da cidade. Foron morrendo os maiores e os herdeiros non as conservaron.

Seguir leyendo

Votación
123 votos
Comentarios

Así es el barrio del Carmen que quiere Lara Méndez