Casoplones de lujo en el rural lucense por 500 euros la noche

Los particulares reforman las casas tradicionales y crean parajes espectaculares

Exterior de la vivienda turística en la parroquia de Vilar de Sarria
Exterior de la vivienda turística en la parroquia de Vilar de Sarria

LUGO

Los pisos turísticos llegan hasta el rural y en condiciones de lujo. Numerosos particulares reforman casas antiguas para alquilar a grupos de visitantes. Buscan mezclar la tradición con la modernidad creando espectaculares casas en parroquias prácticamente vacías, pero en entornos idílicos.

Más de 200 viviendas de uso turístico se encuentran en las zonas rurales de Lugo. La gran mayoría de estas casas están bautizadas con nombre propio y todas ellas dirigidas por un particular. Algunas consisten en de viviendas familiares a las que quisieron dar un nuevo uso, y otras son compras vistas como una oportunidad de ingreso añadido, surgidas ante la tendencia de este tipo de negocio.

Empedrados originales y cocina de leña acompañados de piscinas, jacuzzis y cristaleras de vértigo. Todas las casas pasaron por una gran reforma en la que los propietarios cuidan cada detalle de la casa, pero conservando la esencia original de una vivienda de aldea gallega. Las casas son amplias y cuentan con todas las estancias básicas, además de jardines perfectamente cuidados, terraza y balcones con vistas. La capacidad depende de cada vivienda, pero en su mayoría están destinados a grupos grandes. Una de las razones es el elevado precio de las estancias, comparado con un piso turístico al uso, pero que al compartir resulta económico.

Los espacios exteriores, como los balcones, están especialmente cuidados
Los espacios exteriores, como los balcones, están especialmente cuidados

Casa do Bosque, en la parroquia de Vilar de Sarria, era una casa abandonada, con las paredes caídas y el techo hundido «de más de 200 años». Ahora se alquila a 500 euros la noche gracias a una reforma ambiciosa para «hacerla atractiva guardando los materiales nobles». La vivienda pertenece a Francisco Pérez, exconcejal de Sarria. En el 2003 decidió comprarla como lugar de unión familiar y la reformó durante más de un año, pero hace tres años que la convirtió en una vivienda de uso turístico.

La casa conserva el empedrado tradicional, pero incluyó elementos arquitectónicos vanguardistas. Como el techo elevado en el último piso que se complementa con cristaleras. El precio por noche parte de 500 euros, pero la casa tiene capacidad para diez personas. A esta Casa do Bosque han acudido personas de todas partes del mundo por encontrarse cerca del Camino de Santiago. En su mayor parte, las reservas se trata de grupos de amigos o parejas que van a pasar un fin de semana o a realizar alguna celebración.

Los propietarios conservan las paredes empedradas y lo mezclan con un diseño moderno
Los propietarios conservan las paredes empedradas y lo mezclan con un diseño moderno

En la zona de la Ribeira Sacra, se encuentra Casa Vistaboa, en Fondo de Vila, en Chantada. Se trataba de una bodega que se convirtió en una propiedad particular. El lujo y extraordinario acondicionamiento que consiguió a día de hoy es fruto de una reforma que duró 16 años. Igor Morgado, el anfitrión de la casa, presume de la gran cantidad de detalles de madera tallados a mano que hay por toda la casa. Fueron realizados por su suegro, vecino de Chantada y propietario del inmueble. La casa cuenta con todas las comodidades y una espectacular cristalera con vistas a la montaña lucense.

Estancias con unas vistas de lujo a la montaña lucense en la parroquia de Fondo de Vila, en Chantada
Estancias con unas vistas de lujo a la montaña lucense en la parroquia de Fondo de Vila, en Chantada

Hace un año y medio que dedicaron la casa al alquiler turístico y, antes de la pandemia, se encontraba permanentemente reservada. Hasta 18 huéspedes pueden alquilar Casa Vistaboa, destinada a estancias de fines de semana. El precio parte de 450 euros por noche. Igor Morgado divide en dos tipos los clientes que recibe. Por una parte, acuden grupos jóvenes de amigos que realizan celebraciones, con menos poder adquisitivo. Y por otra, tienen reservas de familias y grupos de unas 10 personas. Estos cuentan con mayor poder adquisitivo y son más frecuentes en los meses de verano.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
4 votos
Comentarios

Casoplones de lujo en el rural lucense por 500 euros la noche