Polusa y Ollos Grandes estudiaron fusionarse hace unos cinco años

Ambos facturan unos 10 millones y la población de Lugo es limitada

El hospital Polusa, en Lugo
El hospital Polusa, en Lugo

lugo / la voz

La provincia de Lugo, con 330.000 habitantes, y bajando, ofrece bastantes limitaciones para sostener dos hospitales privados, cuando la sanidad pública cuenta con un hospital grande, potente, y casi todos los servicios de una sanidad moderna. Polusa y Ollos Grandes rondan los diez millones de euros de facturación al año y con esa cantidad hay que pagar mucho personal y tecnología además de los edificios y lo suministros.

Como el negocio es ajustado, hace unos cinco años ambos hospitales intentaron una fusión que les permitiría ahorrar gastos, porque podrían compartir por ejemplo los aparatos de resonancia nuclear (cuestan un millón de euros), quirófanos y otros equipamientos que no funcionan las 24 horas y que podrían compartir perfectamente. Sin embargo, la operación no fraguó y cada uno siguió por su cuenta. Ollos Grandes negoció largamente una posible integración con grandes grupos sanitarios como Quirón o Ribera (primer y tercer grupo por facturación en España; el segundo es Vithas), pero las negociaciones tampoco cuajaron. Según algunas fuentes, Ollos Grandes quería mantener cierta independencia dentro del grupo, por ser un negocio de raíz familiar, y los grandes grupos sanitarios, muy profesionalizados y enfocados a las grandes compras y a las sinergias y aprovechamientos para generar economías de escala, son contrarios a esas independencias y gestiones particulares.

Por su parte, Polusa emprendió una negociación a finales del pasado año con el grupo Ribera y esta semana la cerró, en apenas siete meses y a pesar de los obstáculos que supondría la pandemia. De esta manera, Polusa recibe una inyección de músculo que le garantiza un funcionamiento a largo plazo dentro de un grupo sanitario potente, que lo controlará y dirigirá. El grupo Ribera tiene ahora el 56% del capital de Polusa.

La competencia de dos hospitales privados pequeños es siempre difícil en una ciudad o provincia con un negocio limitado. Ambos tienen que competir facturando unos diez millones al año mientras por ejemplo, Povisa de Vigo, factura cien millones.

El Ollos Grandes, en el centro de la ciudad
El Ollos Grandes, en el centro de la ciudad

Ollos Grandes dice que la falta de ingresos por el covid amenaza su supervivencia

En el último número de la revista Redacción Médica se publicaba un informe sobre los hospitales privados en donde se advertía que la falta de ingresos estaba poniendo a muchos al borde del abismo Y uno de los que se citaba como ejemplo era el Ollos Grandes, con las siguientes frases textuales: «Un caso paradigmático es el hospital Nosa Señora dos Ollos Grandes, de Lugo. Su CEO, Juan Castro, explica que la pandemia de coronavirus ha tenido unos efectos desastrosos. ‘Hemos tenido muchísima caída de facturación y de actividad. El ingreso de pacientes ha caído un 75%, las urgencias más del 60%, la actividad en quirófano más del 90%... Una ruina total. El nivel de facturación que hemos tenido no alcanza para soportar una estructura básica. Las costes básicos no se pueden mantener'. Castro avisa de que ‘si hay una segunda oleada, la situación va a ser totalmente inviable. Además, los precios han saltado por los aires. Los EPI se han encarecido más de un mil por ciento. Somos una empresa privada, hay un riesgo empresarial que toda empresa privada debe asumir. Pero también formamos parte del sistema nacional de salud. Muface no funcionaría sin nosotros. Hay interdependencia entre la sanidad pública y la privada. Somos un servicio esencial para el estado», decía. El Ollos Grandes, como muchos otros, ha tenido que seguir abierto pero casi sin recibir pacientes: «Solo nos han derivado diez pacientes, aproximadamente. Nuestro problema no es tener pacientes con covid, sino soportar el funcionamiento y la estructura sin tener ingresos», concluía Castro.

Un gigante americano de la salud compra la mayoría del hospital Polusa a los socios

LA VOZ
El hospital privado Polusa tiene una larga trayectora de atencion sanitaria en Lugo
El hospital privado Polusa tiene una larga trayectora de atencion sanitaria en Lugo

Centene Corporation factura 75.000 millones de dólares al año y ahora controlará el centro lucense

El Grupo Ribera Salud se dispone a hacerse con el control del Hospital Polusa, el mayor centro sanitario privado de Lugo. Ribera, un grupo con sede en Valencia, ha llegado a un acuerdo con una parte de la propiedad de Polusa para comprar en torno al 60 % de las acciones, según confirmaron fuentes sanitarias a La Voz.

El acuerdo ya está cerrado y solo falta su anuncio público, que se producirá en los próximos días. El accionariado de Polusa está muy fragmentado, pero el acuerdo afecta a la familia Fernández, a la familia Latorre y posiblemente a algún pequeño propietario. En principio, el grupo Lence mantendrá su parte. Pero Ribera Salud se hará con el control del hospital, ya que ha querido comprar más de la mitad de las acciones que forman el total.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Polusa y Ollos Grandes estudiaron fusionarse hace unos cinco años