La Policía Local, «carcelera» a domicilio todos los fines de semana

Sus agentes supervisan cada sábado y domingo, tres veces al día, que cerca de una veintena de condenados cumplan con su arresto domiciliario

La Policía Local supervisa cada fin de semana alrededor de 18 arrestos domiciliarios en Lugo
La Policía Local supervisa cada fin de semana alrededor de 18 arrestos domiciliarios en Lugo

lugo / la voz

Cada fin de semana la Policía Local de Lugo organiza los turnos de las patrullas y efectivos para cumplir con todos sus cometidos. A mayores de las tareas rutinarias y la atención de las emergencias, los agentes también tienen a su cargo la supervisión del cumplimiento de condenas de arresto domiciliario de una veintena de penados.

Al igual que sucede con otros cuerpos, los juzgados trasladan a la Policía Local lucense el control de condenas en domicilio. Estas penas generalmente responden a delitos menores, como pueden ser hurtos o pequeñas lesiones, y suelen ser pactadas. Es decir, las partes acuerdan que cumpla el arresto domiciliario todos los fines de semana durante un período determinado de tiempo, que puede ser, por ejemplo, de tres meses.

Durante esos meses, todos los sábados y todos los domingos los agentes acuden al domicilio del condenado para certificar que no sale para nada de su casa. Y, como una visita al día no garantizaría el cumplimiento, lo hacen tres veces, por la mañana, por la tarde y por la noche. Eso sí, acuden cada vez a una hora diferente, con horarios aleatorios.

En la actualidad, el dispositivo de la Policía Local lucense supervisa alrededor de 18 comprobaciones cada fin de semana. «Xeralmente cumpren co arresto domiciliario e non hai ningún tipo de problema, pero ás veces hai alguén que o salta e polo tanto o que facemos é levantar un atestado e remitilo ao xulgado por un quebrantamento de condena», explica Jesús Piñeiro, jefe de la Policía Local. «Dáse algún quebrantamento, pero a maioría cumpren porque estas sentenzas acostuman a pactadas, é dicir, acordan cumprirse durante uns meses, e o que quere o condenado é acabar e esquecerse do tema. Pero, coma en todo, hai a quen lle dá igual, e mesmo quen che busca escusas como que tivo que ir visitar a alguén».

Consumo de recursos

Visitar tres veces al día a cada uno de los 18 (esta cifra va oscilando) condenados a arresto domiciliario que cumplen su castigo en Lugo consume un ingente número de recursos. Al fin y al cabo, supone hacer 54 visitas a domicilios cada jornada, con los desplazamientos y el tiempo que ello supone.

Penas en sábados y domingos que pueden durar seis meses

Una de las condenas que contempla el Código Penal es la pena de localización permanente o arresto domiciliario, que es el nombre que se le atribuía antes. Esto supone que el condenado ha de cumplir en el mismo lugar, generalmente en su domicilio, la condena de privación de libertad, que tendrá una duración máxima de seis meses.

Habitualmente, los condenados a arresto domiciliario plantean al funcionario que lleva su caso cumplir la condena en fines de semana, o los días que mejor le van, de manera que se redacta un calendario de cumplimiento que será supervisado por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

En caso de que el condenado sea reincidente, el juez puede obligarle a cumplir el arresto durante los días laborables de la semana en su domicilio y los fines de semana en la cárcel más próxima.

Cuando los condenados se saltan el arresto domiciliario, se exponen a ser castigados con una pena de prisión que va de los seis meses a un año o con multa económica, aunque estas suelen ser las excepciones y no la norma. Hay buena disposición.

O xefe da Policía Local de Lugo: «Estamos preparados para o posible incremento das festas nos domicilios»

lorena garcía calvo
Jesús Piñeiro, jefe de la Policía Local de Lugo
Jesús Piñeiro, jefe de la Policía Local de Lugo

O inspector Piñeiro avisa de que serán firmes cos rúidos xerados nos domicilios particulares e tamén cos botellóns

Cada día nas oficinas da Policía Local de Lugo reciben a través do 092 entre 25 e 30 chamadas de urxencia e unha morea de consultas que van dende información sobre o uso das máscaras faciais ata peticións de axuda por chaves perdidas. «Mesmo nos chama xente de fóra que di que aparcou o coche a carón dun muro que rodea a cidade e que agora non o atopa», desvela sorrindo Jesús Piñeiro, o home que tomou o mando dos axentes locais hai pouco máis dun ano e ao que se lle enche o peito de orgullo cada vez que fala do traballo dos seus compañeiros. «É que son excelentes e teñen unha ilusión tremenda», explica.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Policía Local, «carcelera» a domicilio todos los fines de semana