«No campo hai moito gasto e moito traballo, pero creo que vivirei ben»

Daniel López cultiva hortalizas tras haber dejado Lugo para instalarse en una parroquia de Palas

Daniel López cultiva diversas hortalizas al aire libre y en invernadero
Daniel López cultiva diversas hortalizas al aire libre y en invernadero

lugo / la voz

Daniel López vivía en Lugo ciudad, pero acudía con frecuencia a la parroquia de Merlán (Palas de Rei), de donde procede su familia paterna. A fuerza de ir al campo y de ver trabajos en el campo, en su interior acabó creciendo un apego por lo rural que lo llevó a dar un paso decisivo, convertirse en agricultor. Hace dos años, dejó atrás una etapa que incluía varios trabajos en hostelería y comenzó otra que es un modo y un medio de vida.

El tiempo pasado en el campo y viendo trabajar a su abuela fue su período de aprendizaje, ya que cuando cambiaba Lugo por Merlán, colaboraba activamente en las tareas agrícolas. Con los conocimientos adquiridos entonces y con ayudas que ahora recibe de familiares y de amigos, es un agricultor a tiempo completo. Su explotación se desarrolla en modo ecológico y ocupa unos cinco mil metros cuadrados, con una superficie cultivada al aire libre que prácticamente duplica la de invernadero, puesta en marcha un poco después.

Patata, judía o calabacín son cultivos que tiene ahora al aire libre, mientras que pimiento, tomate o lechuga crecen en invernadero. Tiendas de Lugo que venden productos ecológicos y particulares son sus clientes. La mercancía se vende por ahora en Palas y en Lugo, si bien Daniel López ya maneja algunos pequeños planes de futuro: aprovechando la situación geográfica de Palas, prevé empezar a distribuir en Santiago y en municipios cercanos.

Aunque el comienzo de su actividad es relativamente reciente, a este agricultor no le faltan reflexiones sobre la vida en el campo y sobre las expectativas económicas que podrá conseguir: «No campo hai moito gasto e moito traballo, pero creo que vivirei ben», dice. Ahora, además, ha logrado ya otros propósitos: «Quería estar tranquilo, sen estrés. Era o meu soño», afirma.

La explotación está inscrita en el Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica (Craega), lo que obliga a respetar unas normas en el trabajo, aunque a Daniel López esa obediencia no le supone una carga preocupante. «Fai falta un pouco de natureza e de coidado do medio ambiente, porque vivimos nel», explica.

Por otro lado, no cree que su trabajo sea muy diferente del que se llevaba a cabo en pequeñas explotaciones hace décadas, aunque sí están desterrados productos químicos para combatir plagas. Como alternativa, en la lucha contra las enfermedades usa menta y leche con bicarbonato. Es una forma de trabajo diferente, y esos rasgos distintos, opina, deben ser conocidos y valorados por los clientes. Para lograrlo, este agricultor propone una vía: «A cabeza da xente ten que pensar máis».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«No campo hai moito gasto e moito traballo, pero creo que vivirei ben»