Ni durante la Guerra Civil Lugo tuvo tanto tiempo los cines cerrados

En julio de 1936 faltó 8 días, tres cuando murió Franco y durante los jueves y viernes santos

Los Cines Cristal están cerrados desde el 14 de marzo
Los Cines Cristal están cerrados desde el 14 de marzo

lugo / la voz

La crisis sanitaria del coronavirus dejará para la historia imágenes y noticias que nunca antes se habían producido en Lugo. Uno de los hechos más llamativos es que desde el pasado 14 de marzo no hay exhibición de cine en la ciudad. Son ya 23 días sin que las salas de exhibición lucenses (Códex, Yelmo y Cristal) ofrezcan pases de películas.

Este hecho en pocas ocasiones se había vivido en la ciudad desde que se pudieron ver filmes en Lugo, en 1897, en el famoso Teatro Circo (ubicado en la actual Rúa do Teatro). Antes de la Guerra Civil -como explican el historiador Fernando Arribas y el crítico Manuel Curiel en su libro Un Lugo de cine-, siempre hubo funciones, ya fuese en los barracones de la Praza Maior durante el San Froilán (la primer vez en 1898) como en salas históricas: Teatro Principal (heredero del Teatro Circo), Lugo Salón (quizás el primer cine como tal, en 1911, entre Bispo Aguirre y Ronda), o el Círculo de las Artes.

Cines Cristal de Lugo con el cartel de cierre
Cines Cristal de Lugo con el cartel de cierre

Precisamente el Círculo era la única sala que exhibía películas durante la República. El Principal había cerrado en 1932, para ser derribado y levantado en el mismo solar el Gran Teatro, que se estrenó como cine en mayo de 1940. Arribas explica que antes de la guerra fue el Círculo el que mantuvo la antorcha del cine (dejó de exhibir en 1942).

El alzamiento contra el Gobierno de la República se produjo entre los días 17 y 18 de julio de 1936. El día 19 aún hubo sesión en el Círculo, con el pase de la película de terror El cuervo, con Boris Karloff y Bela Lugosi. «As proxeccións non regresaron ata o 28 de xullo, co pase da película Secretos -un drama de Frank Borzage con Mary Pickford de estrella- e logo, os seguintes días e tamén en agosto suspendeuse a sesión da noite, a das dez e media, porque estaba decretado o toque de queda», explica el historiador Fernando Arribas, quien también recuerda que el golpe a la República trastocó los planes de apertura del Cine España, diseñado, al igual que el Gran Teatro, por Alfredo Vila, y que se levantó en la Rúa Progreso esquina con Nóreas. Se iba a llamar Xolda (en castellano, jarana, diversión) y tuvo que retrasar su apertura a noviembre de 1936 y cambiar el nombre por el de España.

Pero hasta el pasado 14 de marzo hubo otras ocasiones en las que el cine se detuvo en la ciudad. «Durante a Semana Santa, os xoves e os venres non había cine, había unha especie de confinamento», recuerda Arribas, quien vivió en persona este tipo de cambios de conducta que influían en el ocio de los lucenses ya que su padre, Benito Arribas, era el operador del Cine Kursal: «Eses dous días meu pai sempre estaba na casa, onde na radio a única música que se oía era relixiosa», recuerda Fernando Arribas.

Hubo otras dos fechas en las que se interrumpieron las sesiones de cine en la ciudad. El 20 de diciembre de 1973 por la mañana, asesinan al presidente del Gobierno, Carrero Blanco. Por motivo de seguridad se suspenden desde ese día actos en toda España, donde se decretan tres días de luto. A pesar de ello, el 22 ya hay proyecciones de cine. Incluso, el 21 se celebró la feria del capón de Vilalba.

Sí se respetaron los tres días de luto oficial cuando falleció Franco. Entre el 20 y el 22 de noviembre de 1975 no hubo cartelera. El 23 se retomaron las proyecciones. Fue la última vez que Lugo no tuvo cine hasta el 14 de marzo (ni siquiera se paró en el 23-F), cuando las carteleras de los cines lucenses habían estrenado Onward, una de las películas infantiles más esperadas, seguía la triunfadora de los Oscar Parásitos o la comedia negra sobre la mafia londinense The Gentlemen.

Breves apuntes históricos das salas de cine en Lugo

Fernando Arribas
Foto do Gran Teatro en 1990
Foto do Gran Teatro en 1990

Artículo publicado polo historiador lucense Fernando Arribas en La Voz de Galicia o 13 de maio do 2013

O 7 de xullo de 1897 celébrase a primeira proxección en Lugo. Houbo dúas sesións (ás nove e ás dez da noite) con idéntico programa. Non existían cines, polo que foi a través da man de exibidores portugueses que permaneceron en Lugo cinco días e alugan un local: o Teatro-Circo. A crónica do xornal El Eco de Galicia destacaba que o espectáculo gustara moito «y esta es la mejor recomendación para que nadie en Lugo deje de admirar invento tan maravilloso». En pouco tempo, o cine popularízase, de tal xeito que ao ano seguinte aparece convertido unha atracción de feira co gallo do San Froilán de 1898, instalándose na Praza Maior un barracón para proxeccións que consegue un gran éxito de público. Os exhibidores ambulantes trouxeron a Lugo as novidades técnicas que se producían no cine, como a proxección de películas en cores en 1900. Ou en 1907, cando se presenta no Teatro-Circo o Gran Cinematógrafo Parlante. O Lugo Salón tivo a honra de ser o primeiro cine da cidade. Estaba no recanto da Rúa Bispo Aguirre con Ronda da Muralla. Foi inaugurado en xuño de 1911. O prezos das entradas ían, en función das butacas, das 0,40 ás 0,15 pesetas. En 1918 pecha, quizais pola competencia que lle fai desde o ano anterior o Teatro-Circo, que dous anos despois sería o Teatro Principal. Esta nova etapa dura ata 1932, no que pecha definitivamente, para ser derrubado e dar paso ao Gran Teatro. En 1919 o Círculo das Artes reinicia as exhibicións, que seguirán ata o 28 de xuño de 1942. Esta sala presentou en 1929 o cine sonoro. Coa chegada do sonoro ven a época dourada do cine, coa construción de grandes edificios específicos para acoller centos de espectadores, como o Cine España (de 1936, obra de Maquieira), Central Cinema (1941), Cine Kursal (1947), Cine Victoria (1947) e Gran Teatro, deseñado por Alfredo Vila e que comeza a funcionar o 17 de maio de 1940. Anos despois virían épocas de consolidación, de crise e de recuperación. O Cine Paz abre en 1957. Logo veñen anos da entrada da televisión e da implantación do coche, que ademais doutros factores, inciden no peche das míticas salas. Superada a crise, á que non foi allea a desaparición da censura, veñen bos anos, coa apertura do Cine Ronda (1981), de novo o Victoria (1984) e do Mini-Cine Sala X (Semana Santa de 1986), que logo será Cine Bogart. Logo abriría o Castelao. Todos se caracterizaban por estar situados en baixos de edificios de vivendas e por ter un aforo reducido, precedente dos multicines, como os Dumas (1989), os Yelmo (1997) e Os Cristal (1997). Este sistema representaba un baixo custo para o empresario, xa que necesitaba de menos persoal que nos cines tradicionais, e permitía unha maior oferta cinematográfica en teoría, pois na práctica todos acababan proxectando as mesmas películas, o que explica en parte o seu fracaso. A apertura destas novas salas nestes anos constata coa desaparición dos cines emblemáticos: Gran Teatro (20 de marzo de 1994), Paz e Kursal, vítimas, entre outras causas, da especulación inmobiliaria. Tras pechar os Cristal, abren oito salas dos Cines As Termas no 2005. A dura competencia provoca o peche dos Yelmo no 2007. O local volveu a abrir catro meses despois como Multicines Centro e agora pecha definitivamente. A novidade destas salas, á que logo se sumaría As Termas, foi a presentación do sistema 3D. Hai anunciadas novas salas no futuro centro comercial de Abella, pero tampouco está seguro que finalmente saian para adiante. Pero si podemos insistir na creación dun Museo do Cine en Lugo, no que se recolla toda a historia da sétima arte na nosa cidade.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni durante la Guerra Civil Lugo tuvo tanto tiempo los cines cerrados