Maltrato sin denuncia: reflexión urgente

Olatz Alberdi TRIBUNA

LUGO CIUDAD

María Pedreda

28 feb 2020 . Actualizado a las 10:15 h.

Hablar de violencia de género implica hablar de cifras que, como un goteo desesperante, siguen creciendo prácticamente cada semana: ya son 13 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. En menos de dos meses. Las últimas, en Lugo, Granada, Sevilla y Madrid, nos trasladan una reflexión aún más impactante que los números: en todos los casos no existió denuncia previa.

No son casos aislados. Tras una víctima de violencia de género existe una relación tóxica en la que confluyen diferentes variables: los afectos, la familia, la dependencia económica -incluso emocional- o los roles. También un sentimiento muy habitual de intentar justificar a su agresor y del temor a ser ella misma quien sea juzgada si denuncia. No es un reproche, sino una triste realidad: las mujeres sienten que el sistema actual no les protege ni empatiza con su situación.

Por eso es más necesario que nunca poner en valor las denuncias, el único medio para poner fin al maltrato. Pero en este camino, todos debemos estar implicados y es imprescindible formar a los profesionales para que adquieran la sensibilidad necesaria y comprendan el alcance de las distintas formas de maltrato. Que sean capaces de detectarlo, algo que a menudo es complicado.