Un San Valentín a lo kamikaze podrá costarle a un vilalbés años de cárcel

La Policía Local investiga y localiza a un conductor que sembró el pánico y huyó de los agentes por las calles de Lugo


LUGO / LA VOZ

Un vecino de Vilalba se dedicó a sembrar el pánico a bordo de un Volkswagen Golf modelo «R» por las calles de Lugo en la noche de San Valentín. Dicho vehículo superaba los 300 caballos de potencia.

Este kamikaze, con iniciales F.D.L y de 29 años de edad, inició su carrera sobre las 3.15 horas de la madrugada en la avenida de A Coruña al cruzarse con una patrulla de la Policía Local que se encontraba realizando labores de vigilancia.

En ese momento, el temerario empezó a pisar el acelerador bruscamente y a derrapar sobre el asfalto, dándose a la fuga a gran velocidad y circulando en sentido contrario por varias calles.

El hombre llegó a superar en algún momento los 100 kilómetros por hora, comprometiendo su seguridad, la de su acompañante, la de los agentes de Policía Local que lo seguían y la del resto de usuarios de la vía. En su huida estuvo a punto de colisionar con dos vehículos que circulaban correctamente.

Dada la alta velocidad emprendida por el vehículo fugado, las maniobras realizadas, la estrechez del vial por el que circulaban y el altísimo riesgo de accidente, los agentes que lo seguían - con las luces accionadas y el aparato emisor de señales acústicas que porta el vehículo policial-, decidieron poner fin a la persecución.

Investigación policial

En una investigación conjunta entre la unidad de Atestados y de la Policía de Barrio, los agentes realizaron un cribado informático que afectó a todos los vehículos matriculados en España, obteniendo como resultado que solamente existía un vehículo coincidente con el del fugado. Además, se llevó a cabo una visualización de las cámaras de control de tráfico ubicadas en distintos puntos de la capital lucense, donde se comprobaron las maniobras y el recorrido efectuado por el temerario.

Uno de los agentes que participó en el seguimiento identificó al conductor, que fue investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria y con manifiesto desprecio por la vida de los demás. El hombre será citado para la celebración de la vista oral que se realizará siguiendo el procedimiento de juicio rápido y por el cual podría ser condenado a penas de prisión de entre dos y cinco años, con una multa de entre 12 a 24 meses, así como a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un período de entre seis y diez años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Un San Valentín a lo kamikaze podrá costarle a un vilalbés años de cárcel