Los trabajadores de Alcoa tomaron media hora la Diputación de Lugo para exigir que no se cierre la planta

Un millar de manifestantes se citaron en Lugo y accedieron al Pazo de San Marcos para registrar sus alegaciones al real decreto que condenaría la planta

;
La manifestación de Alcoa tomó la Diputación Un millar de personas recorrieron las calles de la ciudad desde la estación de autobuses hasta el Pazo de San Marcos, donde fueron recibidos por el presidente provincial

Lugo / La Voz

Los trabajadores de Alcoa San Cibrao elevaron un punto más la presión. Esta mañana, a instancias del comité de empresa, se citaron en Lugo para trasladar a la capital sus demandas y dejar claro que el proyecto de real decreto de estatuto de electrointensivas no es compatible con la vida de la empresa y, por lo tanto, de A Mariña.

Siete autobuses llegaron desde la costa hasta la estación lucense, de donde partió una manifestación que rondó el millar de personas de todas las edades. Pancartas reivindicativas, cruces en señal de duelo por el peligro de defunción que pesa sobre la comarca, bengalas y ruido. Mucho, mucho ruido. Los trabajadores y sus familias se hicieron escuchar bajo la consigna «enerxía, solución». Pero los cánticos no quedaron ahí. «Queremos traballar e non mendigar», gritaban en ocasiones, «ministra Ribera, al ERE tú primera», coreaban en otras. 

En medio de un gran revuelo se adentraron en el casco histórico de Lugo, situándose bajo el balcón del ayuntamiento al grito de «socialistas de pacotilla», un lema que también se escuchó en la sede de la Diputación de Lugo, donde cogobiernan PSOE y BNG, y donde se vivieron los momentos de mayor tensión.

Cuando la marcha llegó al Pazo de San Marcos en la puerta les esperaba el presidente de la Diputación, el socialista José Tomé (con pasado sindicalista), la vicepresidenta, Maite Ferreiro, del BNG, y diputados de todas los partidos. El presidente del comité, José Antonio Zan, se acercó a la entrada del edificio y, en medio de un auténtico revuelo, intercambió unas palabras con Tomé, que le acompañó al registro de la Diputación para que el comité de empresa registrase las alegaciones que presentaron al real decreto del estatuto. 

Ahí se vivió el primer momento de tensión. En el pequeño local del registro del organismo provincial se amontonaron políticos, sindicalistas, medios de comunicación. Y todo, bajo un ruido ensordecedor y con la tensión in crescendo.

;
Manifestación de trabajadores de La planta de Alcoa en San Ciprián Lugo Manifestación de trabajadores de La planta de Alcoa en San Ciprián Lugo

Cuando parecía que todo quedaría ahí, los manifestantes comenzaron a entrar en la Diputación y, poco a poco, entre consignas, pitidos y con algún que otro petardo, ocuparon las escaleras del señorial edificio y subieron hasta la primera planta. A las 11 de la mañana estaba previsto que comenzase un pleno ordinario de la Diputación en el que iba a tratarse una moción del PP para instar al gobierno central a aceptar las alegaciones de la Xunta y de los trabajadores de Alcoa al real decreto, y lo que se iba a intentar era que miembros del comité de empresa accediesen como público al salón de plenos. Sin embargo, a empujones fueron adentrándose todos por el pasillo y en la penúltima puerta que separaba el corredor del salón, los guardias de seguridad les impidieron el paso al considerar que podía generarse una situación de peligro. 

La tensión siguió en aumento, hubo quien aporreó los cristales de las puertas y los cánticos elevaron el tono. Entonces fue cuando el presidente del comité de empresa tomó el megáfono y su palabra dispersó a todos los manifestantes que habían accedido hasta el lugar. 

«Hoy hemos dado un pasito más, hemos llamado más a la puerta, esta no es la puerta en la que hay que picar, esa es el Ministerio, pero también tenemos que hacernos oír en todos sitios. Aquí hay que darse cuenta de una cosa, no estamos con los nuestros o no nuestros, los que están en el gobierno dicen que son de los nuestros, pero los nuestros son los que trabajan en la fábrica, los que se levantan a las 6 de la mañana para trabajar». Dio las gracias a todos los que habían respondido a la llamada para manifestarse y, tranquilamente, abandonaron el Pazo de San Marcos, donde instantes antes los nervios habían estado a flor de piel.

La Diputación aprueba la moción del PP sobre Alcoa en un clima de tensión

lorena garcía calvo

PSOE y BNG la respaldaron reprochando al PP querer arrogarse la lucha de los trabajadores

La Diputación de Lugo fue el punto de destino del millar de personas que se manifestaron ayer en defensa de Alcoa San Cibrao. Hasta allí llevaron sus reivindicaciones y las alegaciones que presentaron al estatuto de electrointensivas del gobierno, justo en un día en el que el Partido Popular presentaba una moción para que la Diputación instase al ejecutivo de Pedro Sánchez a aceptar las «alegacións da Xunta de Galicia e dos traballadores de Alcoa». Y fue precisamente la inclusión de la Xunta en la moción la que casi hace que no se apruebe.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Los trabajadores de Alcoa tomaron media hora la Diputación de Lugo para exigir que no se cierre la planta