Carmen Varela: «Cuando me dijeron que había un corazón compatible, me quedaban segundos de vida»

Hace 28 años que esta lucense recibió el trasplante y, desde entonces, goza de buena salud y tiene una vida normal


Lugo / La Voz

El 16 de febrero de 1992 la lucense Carmen Varela Ceide recibió la noticia de que había aparecido un corazón con un alto grado de compatibilidad que le salvaría la vida. Tan solo un día después, los médicos del hospital Juan Canalejo de A Coruña la operaron durante horas para realizarle el trasplante. Ahora, 28 años después, Carmen recuerda los nervios, pero también la ilusión, el afecto y el cariño que recibió por parte de los médicos del hospital coruñés, que hicieron posible que una operación tan complicada saliese bien y fuese lo más llevadera posible. El doctor que la operó le dijo que podrían aparecer a lo largo de los años muchas enfermedades, pero que el corazón trasplantado no daría un solo problema. Así fue y así lo cuenta Carmen casi tres décadas después de recibir ese nuevo órgano, con 83 años.

«Cuando me llevaron a A Coruña para hacerme el trasplante, yo estaba en fase terminal, muy mal. Nos informaron de que había dos corazones, que no resultaron ser compatibles, y fue el tercero el que valió. Me quedaban segundos de vida cuando recibí la noticia», cuenta esta lucense, que toma 22 pastillas diarias desde entonces.

A los 54 años

Todo empezó cuando Carmen tenía 54 años y le dijeron que padecía una insuficiencia cardíaca. Entonces, decidieron hacerle unas placas, y en ese mismo momento el radiólogo se dio cuenta de la magnitud de la enfermedad, y ya le dijeron que necesitaba un trasplante de corazón urgente para sobrevivir.

A Carmen y a su marido, Luis Reija, no les facilitaron datos personales del donante de corazón que recibió la lucense, pero sí les dijeron que era el de una joven de 21 años fallecida en un accidente de tráfico. «Yo quise ir a Palma de Mallorca, de donde era la joven fallecida, a ver a su familia, pero finalmente fuimos, aunque no conocimos a la familia», cuenta Carmen.

En el hospital Juan Canalejo, a esta mujer la conocían como Carmen de Lugo. Pero ella también recuerda la dolorosa espera por un trasplante que necesitaba para vivir. «Yo estaba muy débil, pesaba menos de 40 kilogramos y fue un mes y medio muy duro, de esperar y de mala salud», narra la mujer.

22 pastillas diarias

Desde que recibió el trasplante hace 28 años, Carmen se cuida a fondo para mantener como nuevo ese corazón que le ha dado una segunda oportunidad. La vida transcurre con normalidad, explica. «Todos los días hago el desayuno para los dos y se lo llevo a la cama, para que tome también las pastillas», explica su marido, Luis.

Pero tras la operación Carmen también vivió algún momento complicado porque antes, explica, se decía que los trasplantes de corazón duraban diez años. Cuando quedaban unos meses para que cumpliese una década con el nuevo órgano, Carmen acudió a ver a su médico llorando, pero este le aseguró que podría fallecer por muchas enfermedades, pero que el trasplante de corazón no iba a ser el desencadenante.

De aquellos días, Carmen recuerda los nervios y la desorientación. Tras la operación, la primera persona por la que preguntó fue por su hijo pequeño, que entonces tenía 12 años. «Tras 28 años ya no me doy ni cuenta de que tengo un corazón casi nuevo», sentencia Carmen.

La espera en urgencia cero por un corazón en España es de 7,6 días

R. d. Seoane

El Hospital A Coruña elabora el primer registro nacional de trasplante cardíaco

Entrar en lista de espera de trasplante cardíaco es sinónimo de tiempo contado. Pero entrar en urgencia cero significa, siempre, que si la solidaridad no funciona el plazo se reduce aún más. Tanto que cuando un paciente se clasifica en esta situación su nombre es el primero de esa lista para todo el territorio español: el primer corazón que aparezca, aún en la otra punta de la geografía, será para él si no hay incompatibilidad. ¿Y cuánto pasa hasta que la donación obra el milagro cuando ya no queda margen? En España, 7,6 días de media. Ese es el primer dato, de entre los que más pueden preocupar a quienes necesitan un latido prestado, del primer registro nacional de trasplante cardíaco superurgente, elaborado por especialistas del Complexo Hospital Universitario A Coruña (Chuac) y presentado ayer en Madrid por el impulsor de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz. «7,6 días es una cifra impensable en cualquier otro país», aseguró el doctor.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carmen Varela: «Cuando me dijeron que había un corazón compatible, me quedaban segundos de vida»