Solo tres de los 58 perros de raza peligrosa expuestos en Lugo estaban autorizados para participar en el certamen

María Guntín
María Guntín LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

María López

Los tres canes pertenecen a una misma persona, la única que entregó toda la documentación

30 ene 2020 . Actualizado a las 12:26 h.

Solo tres de los 58 perros de raza potencialmente peligrosa que participaron en Expocanino estaban autorizados para hacerlo. El certamen nacional canino se celebró el pasado fin de semana en el Pazo de Feiras y Congresos de Lugo. Es decir, había deficiencias en la documentación de 55 canes. Tal y como confirman desde la Consellería de Medio Ambiente, la entidad organizadora presentó la documentación de enmienda de la solicitud el día 20, después de que la Xunta constatase alguna deficiencia en los papeles recibidos.

El día 24, la Consellería de Medio Ambiente notificó la resolución detallando que se observaron deficiencias respecto a la identificación, documentación preceptiva e inscripción obligatoria de 55 animales. Tan solo tres tenían entregada toda la documentación pertinente, por lo que los restantes no estaban autorizados para participar en el certamen canino, tal y como confirmó la Xunta. Sin embargo, que no cumpliesen con los trámites burocráticos exigidos no quiere decir que los canes no tuviesen la documentación. Los animales podrían tener todos los papeles en regla, pero los responsables de los perros no acompañaron los informes que podrían haber acreditado esta circunstancia. La responsabilidad, en este caso va a parar al inmueble que acogió el evento y que fue también el encargado de remitir todo el papeleo, es decir, al Pazo de Feiras y Congresos de Lugo. El informe que realizaron los técnicos de Medio Ambiente a posteriori de que se celebrase el evento podría terminar en sanción.

Los perros, atados y con bozal

Las consideraciones técnicas que establece la Xunta determinan que los perros considerados de raza potencialmente peligrosa tienen que circular en las vías públicas y en lugares de uso público atados con una correa no superior a los dos metros y provistos de un bozal homologado y acorde con la raza.