Un centro gallego de Barcelona aparece con pintadas amenazantes en la fachada

Es la cuarta vez que la agrupación cultural Saudade sufre un sabotaje de este tipo

Pintadas amenazantes en la fachada del centro gallego Saudade
Pintadas amenazantes en la fachada del centro gallego Saudade

redacción / la voz

«Siempre nos hacen algo. Por el día de la Constitución, por el día de Fin de Año... Les da igual el motivo». Eduardo Méndez, lucense de Navia de Suarna (Lugo) y con 57 años de vida en Barcelona, lamenta la situación que está viviendo la Agrupación Cultural Galega Saudade, de la que es presidente y que tiene su sede en la calle Chapi, en el barrio de Horta de la Ciudad Condal.

Es la cuarta vez que este centro gallego sufre un sabotaje de este tipo, y en las pintadas lo advierten como el cuarto aviso que le hacen a la entidad cultural. Esta vez lo hicieron en la madrugada de Fin de Año. Nadie vio a los autores de las pintadas, pero Méndez no tiene duda de que son los CDR. Explica que en anteriores ocasiones algunos vecinos vieron a un grupo de jóvenes de 16 o 17 años haciendo las pintadas. «Son unos críos», dice el presidente de Saudade, que añade que todos iban encapuchados. De ahí la dificultad para identificarlos.

El centro cultural ha denunciado los hechos ante los Mossos d’Esquadra, «pero como no se ha podido identificar a nadie, hay muy poco que hacer», afirma Méndez, que llegó a Barcelona con sus padres cuando aún era un niño, con 11 años. No encuentra una explicación a lo que está pasando. Dice que los problemas vienen desde el mes de octubre, cuando el entonces presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, realizó una reunión de partido en el centro gallego durante los disturbios que se produjeron tras conocerse la sentencia del procés. Aquel día, Rivera tuvo que ser escoltado por los mossos para poder salir del local. «No era un acto político, era una reunión de partido que no estaba abierta al público», explica Méndez. 

«Aquí somos apolíticos, estamos abiertos a todos los partidos. Todo el que lo solicita tiene las puertas abiertas», recuerda. Por este centro gallego han pasado políticos de todo tipo y de todos los partidos, desde Pujol hasta Maragall o Artur Mas. «Y también hubo actos de ERC», señala el presidente de Saudade.

¿Tienen miedo a que las amenazas vayan a más? «No tenemos miedo. De momento, no. Es molesto encontrarte todo esto pintado, pero no creo que lleguen a más», aunque no descarta que pueda haber más sabotajes similares: «Ahora limpiaremos las pintadas, pero sabemos que volverán con cualquier otra excusa». No han recibido otro tipo de amenazas, solo las pintadas.

La agrupación Saudade agrupa a más de 450 familias, la mayoría de origen gallego. Ofrece distintas actividades durante todo el año, como clases de gaita, de baile gallego o de encaje de bolillos. Su presidente explica que nunca han tenido problemas con nadie. Es más, asegura que se llevan bien con todas las instituciones catalanas y recuerda que tras este último atentado contra la fachada del local han recibido llamadas de apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y de políticos del PP, del PSC y de Ciudadanos. Pero ni una llamada desde la Generalitat

Apoyo de la Xunta

Sí se han puesto en contacto con Méndez desde la Xunta para ponerse a disposición de esta entidad que agrupa a emigrantes gallegos. Fuentes de la Secretaría Xeral da Emigración expresaron su rechazo contra este tipo de actos y se han puesto en contacto con el presidente de Saudade para ofrecerles el apoyo de la Xunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un centro gallego de Barcelona aparece con pintadas amenazantes en la fachada