Ortega Smith en Lugo:  «Fraga creó la primera ley que impuso el gallego a la fuerza y luego la copiaron País Vasco y Cataluña»

El secretario general de Vox abre la precampaña de las autonómicas con acusaciones contra Feijoo y advierte que «vamos a acabar con el feudo, los chiringuitos y el cortijo del PP de Galicia»


Lugo / La Voz

Vox ya está en campaña en Galicia. Su secretario general y diputado, Javier Ortega Smith, ofreció este mediodía un mitin en el Pazo de Feiras de Lugo donde congregó a cerca de 400 simpatizantes (mayoritariamente masculinos y de mediana edad, además de jóvenes) en el que puso el foco en las próximas elecciones autonómicas, donde dejó claro que saldrán con la idea «de acabar con el feudo, los chiringuitos y el cortijo del PP de Galicia». Acusó a Feijoo de haber llegado al gobierno gallego con una bandera «que luego ocultó» y apelando buena parte de su discurso «a la imposición del gallego en las aulas». Incluso, Ortega Smith sacó a relucir el nombre de Fraga al que acusó «de haber creado la primera ley de normalización lingüística que impone el gallego a la fuerza, y esa ley luego fue copiada en el País Vasco, en Cataluña, por la mayoría del PP en Baleares y en Valencia».

El número dos de Vox, que vino a Lugo a arropar a la dirección del partido, que preside Sonia Teijeiro, advirtió que están preparados para las elecciones gallegas y que animará a los 57.000 afiliados que tiene el partido a venir a Galicia a recorrer los pueblos «para devolver la esperanza a los gallegos frente a la derechita cobarde y acomplejada».

Por otra parte, Ortega Smith hizo un repaso por todos los idearios del partido verde, acusando a los partidos tradicionales, PP y PSOE, «de vivir a gusto en la fiesta de la burocracia» y en el sistema de las autonomías, «ese mastodonte, esa grasa que tenemos que cargar», además de criticar «la elevada fiscalidad que ha llevado a la ruina a autónomos y pequeños empresarios».

El otro tema estrella que sacó en su discurso, aplaudido en varias ocasiones, fue «el de la lucha de sexos al que nos ha llevado la izquierda tras la caída del muro de Berlín». Dijo que existe «un supremacismo feminista que ha convertido al hombre en presuntamente violador y culpable, cuando hay mujeres que sufren la violencia de sus hijos o de su pareja lesbiana, pero de eso no dicen nada».

También cargó contras las instituciones europeas: «Estamos de rodillas, queremos que Europa nos trate con igualdad, queremos nuestra libertad y que no nos impongan quién puede entrar en nuestra casa».

Y a nivel político, además de criticar «las cesiones» que tanto PP y PSOE han hecho a los nacionalistas («Aznar sacó a la Guardia Civil de Cataluña»), o de abiertamente decir que «los partidos separatistas debería ser inconstitucionales», tiró de ironía para criticar el voto del miedo y el voto útil de la derecha. «O usan el miedo, diciendo que somos de ultraderecha, xenófobos, que vamos a quemar a los negros y ahogar a los inmigrantes (risas en la sala) o bien usan el voto útil, cuando ellos nunca han hecho nada y tienen la experiencia de la inutilidad».

Aun así, el número dos de Vox, ha admitido que, en caso de que «se diese la hipótesis» de que «el PP necesitase los votos de Vox» para conformar Gobierno en Galicia tras las próximas elecciones autonómicas de 2020, la formación de Santiago Abascal estaría dispuesto a dárselos para «mantener su máxima» de «evitar que la izquierda gobierne en ninguna parte de España».

«En institutos de Lugo no se promulga el amor a España»

Antes de intervenir Ortega Smith, lo hizo la presidenta de Vox en Lugo, Sonia Teijeiro, quien destacó que Lugo fue la ciudad de Galicia con los mejores resultados porcentuales del partido de Santiago Abascal en Galicia. Dijo que el partido está preparado en Galicia para las elecciones, «a pesar de que vivimos en la España del pensamiento único y sufrimos insultos, porque su no piensas como ellos, te ningunean y menosprecian con su superioridad moral».

Teijeiro fue muy crítica con lo que calificó de permisividad de la Xunta en los institutos de Lugo, «donde hubo profesores que tras el 28 de abril le dijeron a sus alumnos que ya había 2,7 millones de fascistas en España». Indicó que «mientras los centros dejan colocar carteles afines al BNG o se va en contra del capitalismo porque mata el planeta, no se promulga el amor a España o escuchar a un tutor decirle a un padre que está en el partido equivocado».

La dirigente de Vox en Lugo hizo un repaso por las carencias en infraestructuras que tiene la provincia y criticó duramente la gestión en el HULA y en la sanidad lucense. «Seguro que Feijoo tiene un seguro privado y no tiene que pasar por el calvario que tienen que sufrir los lucenses con listas de espera de un año en urología, oftalmología o ginecología».

El acto de Vox, que empezó con cantos de «Viva España, Arriba España», terminó con una versión corta del himno de España con todos los asistentes en pie.

Las otras «boutades» de Vox con Galicia

Domingos Sampedro
El líder de Vox, Santiago Abascal durante un acto electoral
El líder de Vox, Santiago Abascal durante un acto electoral

El partido que atribuye a Fraga la primera ley de normalización lingüística de España, tacha a Feijoo de «nacionalista», compara al PPdeG con el PNV, y al BNG, con los CDR de Cataluña

El ataque a la Lei de Normalización Lingüística de la lengua gallega fue la última salida de tono de Vox en lo que concierne a Galicia. En la exótica reinterpretación realizada el domingo en Lugo por el secretario general del partido derechista, Javier Ortega Smith, dicha norma fue la primera de este tipo que vio la luz en España, la impulsó Manuel Fraga con el fin de «imponer el gallego a la fuerza» y, después, fue copiada en Cataluña y el País Vasco, así como por el PP de Baleares y de Valencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

Ortega Smith en Lugo:  «Fraga creó la primera ley que impuso el gallego a la fuerza y luego la copiaron País Vasco y Cataluña»