El gerente de un club de Guntín niega que obligara a mujeres extranjeras a prostituirse


El propietario del club de alterne Tara, ubicado en el concello lucense de Guntín, acusado junto a su pareja y a dos supuestas encargadas del establecimiento de obligar a mujeres extranjeras en situación de vulnerabilidad a prostituirse, alegó que lo hacían de forma voluntaria.

En la vista oral del juicio, que se celebró ayer en la Audiencia provincial de Lugo, el acusado precisó que su local era una especie de pub con varias habitaciones en el que simplemente cobraba a las mujeres por el desayuno, la comida y la cena porque vivían y estaban allí. «Lo que hacían en la habitación no lo sé. Cada una tenía su llave para entrar y salir cuando quería», aseguró el supuesto proxeneta, que indicó que no existía ninguna otra relación entre ellos y que nunca fueron forzadas por él ni por las otras tres acusadas.

La novia del supuesto proxeneta ratificó la manifestación de su pareja y en cuanto a las dos acusadas explicaron que disponían de una habitación para quedarse. «Si trabajábamos, pagábamos diez euros por desayuno, comida y cena. Si no trabajábamos no pagábamos nada. Teníamos una habitación exclusivamente para dormir y en las otras es donde ejercíamos. Cuando abría el local nosotras bajábamos a la barra cuando queríamos y si el cliente pedía una consumición para tomarse, pagaba 20 euros y ese dinero era para los dueños. Si quería invitarnos a nosotras a tomar algo, le cobrábamos y ese dinero era para nosotras. Si quería ejercer, íbamos a las habitaciones destinadas para ello y comprábamos a nuestro jefe un kit que contenía sábanas y preservativo. Costaba 10 euros. Luego cobrábamos el servicio. Yo por ejemplo cobraba 40 euros», manifestó una prostituta, que indicó que nunca fue forzada por sus jefes a nada.

Por su parte, la Fiscalía pide penas de cárcel de ocho años y medio a quince años para los cuatro acusados por delitos de prostitución, contra los derechos de los trabajadores y trata de seres humanos. Sostiene que las mujeres estaban en una apurada situación económica, personal y familiar y carecían de opción de contravenir las normas de los acusados, a pesar de su carácter extremadamente abusivo, pues las sometían a un estricto control, tanto personal como sobre el dinero que ganaban, del cual se apropiaban en su mayor parte.

Los abogados de la defensa, entre los que se encuentra César Lodos, confirmó su intención de pedir la libre absolución de los acusados. Señaló que en el mundo de la prostitución siempre hay rencillas entre las personas que están en el mismo club.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El gerente de un club de Guntín niega que obligara a mujeres extranjeras a prostituirse