Lucenses de 0 a 120 en menos de 2 segundos

El equipo ya ostenta varios títulos nacionales y un tercer puesto a nivel mundial obtenido en Miami


lugo / la voz

Lo habitual es pensar que los coches de radiocontrol parezcan un juguete, pero cuando un experto explica y muestra sobre el terreno que uno de los de competición pasa de 0 a 120 en menos de 2 segundos y los más normales también alcanzan esta velocidad, aunque con menos agarre, ya parece otra cosa. Conducirlos requiere una gran cualificación y de eso saben mucho en Lugo los integrantes de Cotén Escudería Racing, que comenzaron con el equipo en el año 2013 ya tienen en sus filas a un campeón de España y tercero del mundo recientemente, Edu Escandón, y varios campeones gallegos como Adrián Santeiro y Fran Bello. Ellos son la punta de lanza de un club que gracias a la escuela de jóvenes pilotos tiene por delante un futuro plagado de éxitos.

«Somos un grupo de chavales lucenses apasionados por el radiocontrol que no teníamos medios para competir en ralis y optamos por esta especialidad que nos apasiona», dijo el director ejecutivo, David Cotén, una de las cabezas visibles del equipo junto al director deportivo, Omar Rodríguez.

Los inicios no fueron sencillos, pero en la actualidad el proyecto está completamente consolidado. «Ahora mismo podemos afirmar que somos la mejor escudería de España, con varios títulos a nivel nacional, una segunda plaza a nivel europeo en el año 2017 y la tercera en el mundial de Miami con Edu Escandón, que también ostenta varios títulos nacionales. Es evidente que en la actualidad estamos más que consolidados», dijo David Cotén.

Los éxitos que están cosechando los miembros de la escudería lucense tienen un gran valor al medirse en la mayoría de ocasiones con equipos con más medios. «Hay que considerar que en las grandes citas nos estamos enfrentando con equipos que tienen pilotos profesionales que solo se dedican al radiocontrol y que pertenecen a las propias marcas que les pagan su sueldo y les dotan de medios. En nuestro caso somos un equipo privado que vive solo de nuestros patrocinadores, por lo que supone una hazaña que podamos medirnos con estos equipos tan poderosos», explicó David Coten.

Crecimiento notable

El combinado lucense está creciendo de manera exponencial desde la modestia y gracias a la implicación de todos sus integrantes. Actualmente está potenciando al máximo la llegada de jóvenes pilotos. «La escuela de pilotos es nuestro gran proyecto y nos ilusiona mucho. Cada vez contamos con más niños y todos con un gran futuro por delante. Ahora mismo tenemos a dos, uno de 14 años y otro de 9 que ya están dando sobradas muestras de sus cualidades y que estamos convencidos de que en breve ya van a ser campeones autonómicos. La verdad es que estamos muy felices del funcionamiento de la escuela y queremos que siga creciendo», manifestó David Cotén.

Los modelos de coches que utilizan son los Touring eléctricos o de gas a escala 1/10 de 19 centímetros de ancho por 35 de largo, son los habituales para entrenar y para participar en competiciones de nivel medio. Son vehículos muy veloces, similares a los de competición real de ralis, y que disponen de sistema de frenado. Los que se usan en competiciones internacionales los denominados Pista Gas, a escaña 1/8 y que se frenan con la dirección. Son del modelo barquetas, capaces de pasar de 0 a 120 kilómetros por hora en menos de 2 segundos y con un paso por curva mucho más rápido que los otros modelos. «La inversión inicial para tener un coche equipado con todo, gracias a que tenemos contacto directo con las fábricas y nos hacen buenos precios, ronda los 500 euros. Los profesionales están sobre los 1.500», explicó David Cotén, que aclaró que los jóvenes que acuden a la academia disponen de todo el equipamiento.

La escudería lucense no solo se decida a las competiciones, también se ha introducido en el ámbito mercantil. «Disponemos de maquinaria de última tecnología para elaborar piezas que ya estamos exportando a varios países europeos y queremos seguir creciendo y expandiéndonos», aclaró David Cotén.

La temporada oficial requiere muchos gastos, por lo que los patrocinadores son esenciales. «Un viaje normal a una competición, al que siempre va un mecánico y el piloto suele costar sobre los 1.00 euros, pero en casos de pruebas del mundial puede llegar a los 5.000 por lo que tenemos que estar agradecidos a nuestros patrocinadores, a los que siempre mimamos, y tratamos de captar más», concluyó David Cotén.

La escudería lucense no solo corre, también fabrica piezas de última tecnología

El precio de un coche para empezar ronda los 500 euros y los de competición 1.500

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lucenses de 0 a 120 en menos de 2 segundos