Jardines lucenses a prueba de alérgicos

El PP propone que se repongan los parques y zonas verdes con especies que no produzcan alergias


lugo / la voz

El incremento de personas que sufren alergias es progresivo y hay estimaciones que hablan de que en el año 2050 la mitad de la población lucense podría serlo, dado que el cambio climático está extendiendo la polinización. Partiendo de esta premisa, el grupo municipal del Partido Popular ha propuesto que el Concello de Lugo empiece a trabajar en la cuestión con una planificación saludable de las zonas verdes de la ciudad. La idea es que se reduzcan las especies que más alergias provocan y, de esta forma, adelantarse al problema.

Especies totalmente normalizadas en los parques y zonas verdes gallegas como pueden ser los abedules o los plataneros de sombra están consideradas árboles que producen alergias por su polen. Por ejemplo, en el paseo do Rato se suceden los primeros y en la Avenida Ramón Ferreiro los segundos. Junto a ellos, arbustos de maleza, llantén, diente de león, enredaderas o parietaria son especies que también generan reacciones entre los alérgicos. Y lo mismo sucede con las gramíneas.

La propuesta del PP, articulada por las concejalas Maria del Carmen López y Beatriz Vázquez, es que cada vez que haya que sustituir árboles y plantas ornamentales en la ciudad se apueste por especies no alérgicas como pueden ser las autóctonas gallegas, como el castaño o el roble, o incluso pinos y chopos, y que se tenga especial mimo a la hora de evitar las gramíneas en los jardines, uno de los grandes enemigos de los alérgicos.

Para abordar globalmente la cuestión, el PP propone que se constituya una mesa de trabajo en la que estén representados también el Campus Terra, profesionales del ámbito de la jardinería urbana, especialistas en botánica y alergólogos «para controlar a plantación indiscriminada de árbores alerxénicos», dicen las concejalas populares. Y además entienden vital realizar, como primer paso, un diagnóstico de cómo están las zonas verdes de la ciudad. Es decir, ver qué árboles y qué plantas hay en las zonas verdes de Lugo y luego planificar las reposiciones, nuevas plantaciones y también las podas.

Recurrir a especies como el castaño o el roble serían además una apuesta por lo autóctono, otro motivo más, a ojos de los populares, que consideran necesario que se priorice la selección de las especies y no su crecimiento rápido. Es construir el futuro desde ya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Jardines lucenses a prueba de alérgicos