Un arquitecto defiende una prueba que le pidió un juzgado de Lugo aunque no se la admitió


lugo / la voz

El arquitecto lucense Arturo S.P., que hace algunas semanas participó en una prueba pericial por los daños causados por un coche en la calle Chantada, explicó que su informe tasaba en 13.000 euros el coste de la reparación del muro que destrozó el vehículo, porque además de reparar el trozo roto, había que limpiar la zona de los desechos y reponer el revestimiento de la pared para que quedase uniforme a la vista. Sin embargo, una perito judicial que tasó los daños desde Cádiz los cifró en 300 euros porque simplemente proponía reparar el trozo de muro de un metro cuadrado, sin limpiar ni acondicionar el resto para que no quedase desigual a la vista. El juzgado al final lo tasó en mil euros.

Por otra parte, la comunidad de propietarios del número 53-55 de la calle Chantada pidió el informe pericial a este arquitecto lucense y él lo presentó incluyendo el presupuesto de una empresa que precisaba casi 13.000 euros para ejecutar el trabajo. El juzgado no admitió su tasación porque él tiene su estudio en el mismo edificio, es decir, es copropietario, pero no tiene su casa allí. Explica que en ningún momento ocultó al juzgado que era copropietario cuando presentó el informe, y por tanto rechaza que hubiese cometido ninguna irregularidad.

Al contrario, Arturo S.P. explica que hubiese vuelto a realizar la misma tasación profesional hoy mismo, porque es lo que marca la normativa, aunque puedan existir valoraciones distintas, porque no incluyan la reposición de todos los elementos y de la estética.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un arquitecto defiende una prueba que le pidió un juzgado de Lugo aunque no se la admitió