El jurado popular declara culpable de asesinato, malos tratos y amenazas a «O Chamaco»

José Manuel Carballo Neira mató a Ana Gómez el 11 de febrero de 2016

;
El jurado popular declara culpable de asesinato, malos tratos y amenazas a «O Chamaco» José Manuel Carballo Neira mató a Ana Gómez el 11 de febrero de 2016.

El jurado popular declaró culpable de los delitos de asesinato, malos tratos y amenazas a José Manuel Carballo, O Chamaco, por el crimen contra su esposa Ana Gómez ocurrido en febrero del 2016 en Becerreá.

Los miembros del jurado emitieron este viernes el veredicto del juicio que se inició el miércoles en la Audiencia Provincial de Lugo. O Chamaco, que defendía que la muerte de su mujer fue accidental —manifestó en su declaración que se le había disparado la escopeta—, fue declarado por unanimidad culpable de los delitos de asesinato y amenazas. En el caso del veredicto por el tercer delito —malos tratos al hijo pequeño— fue determinado por una mayoría de siete votos a favor y dos en contra.

La Fiscalía y la acusación particular han mantenido su petición de 28 años de cárcel, dos años por amenazas y uno por malos tratos al hijo menor. Además, la acusación particular reclama una indemnización de más de 300.000 euros para los familiares de la fallecida.

La abogada del procesado requirió una condena 20 años por el crimen, seis meses por amenazas y otros seis meses por el delito de malos tratos.

Los hechos juzgados se remontan al 11 de febrero del 2016, cuando la mujer del encausado acudió a la casa que la pareja había compartido en Becerreá para pedirle el divorcio. En ese momento, O Chamaco salió de una habitación en la que se había encerrado y disparó a su esposa por la espalda con una escopeta que contenía una bala para caza mayor. Según la autopsia, el proyectil se introdujo en el cuerpo de la víctima e impactó contra la vértebra torácica número once. También le destrozó el corazón, el hígado y el pulmón. El mismo disparo hirió en un muslo y en un dedo a uno de los hijos de Ana Gómez. Previamente ya se habían registrado episodios de amenazas, uno el 20 de enero cuando José Manuel Carballo intimidó a su mujer con la escopeta con la que finalmente perpetró el crimen.

Óscar Núñez-Torrón, el abogado de la acusación particular, que representa a los hijos y hermana de la fallecida, indicó que «las tesis de las dos acusaciones con el veredicto del jurado al cien por cien han fructificado y en ese sentido estamos muy contentos».

Una bala de caza mayor destrozó el corazón de la mujer de O Chamaco

Tania Taboada

Esta previsto que hoy se conozca el veredicto del juicio

Segundo día de declaraciones en el juicio contra O Chamaco. El primero en declarar ayer fue un agente del servicio de criminalística de la Guardia Civil de Lugo, que fue el encargado de realizar la inspección técnico ocular en el escenario del crimen. Declaró que se encontró a la víctima tendida en el pasillo de la casa, en posición decúbito prono (boca abajo), con la cabeza ladeada hacia la derecha y con un disparo en la espada. En base a dicha inspección y a las mediciones practicadas, concluyó que O Chamaco realizó el disparo desde el pasillo, a la altura del marco de la puerta de una de las habitaciones y a una distancia de 3.7 metros de la víctima. Indicó también, que la distancia desde el lugar donde disparó el supuesto asesino hasta la cocina fue de 9,5 metros y dedujo que el proyectil (una bala de escopeta para caza mayor), perforó el cuerpo de la víctima y a continuación se desvió, impactando contra una navaja pequeña que guardaba en un bolsillo el hijo de la víctima, rozándole la mano y la pierna. Acto seguido, la bala fue a parar a un azulejo de la cocina. Siguiendo el relato de este profesional, el menor se encontraba delante de su madre y a la altura de la puerta de la cocina.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El jurado popular declara culpable de asesinato, malos tratos y amenazas a «O Chamaco»