«Y para patinar, la carretera Sarria- Becerreá»

Se trata de un vial de 30 kilómetros que a la altura de Becerreá no dispone de buen pavimento ni de biondas de seguridad


Becerreá / La Voz

Circular por la carretera LU-636 a la altura del municipio de Becerreá y someterse al peligro es toda una. Dicha vía, que comunica Sarria con la localidad becerrense y que es el enlace de conexión entre la comarca sarriana con la A-6, se ha convertido entre los puntos kilométricos 18 y 30 en un auténtico riesgo para los conductores y viandantes.

El pavimento está desgastado y con baches, predominan las curvas cerradas, no dispone de cunetas hormigonadas y no existen biondas de seguridad. Este cúmulo de deficiencias, y más en días en las que las condiciones metrológicas son adversas, son la causa de que muchos vehículos se salgan de la vía y posteriormente se precipiten al vacío por un terraplén de unos 40 metros. Generalmente, son los árboles los que frenan al vehículo en el momento del despeñamiento.

El último conductor que sufrió un accidente en este tramo de carretera fue Amadeo Fernández, un vecino de Becerreá. «Ese día non se paraba de pé na estrada. Esvarabamos todos os que traballábamos no auxilio de Amadeo», indica Claudio Vázquez, responsable de los GES de Becerreá, que, junto a demás vecinos de la zona piden a la Xunta que arregle inmediatamente la carretera. «Están agardando a que morra alguén para arranxala», lamentan.

Según explicaron los operarios de conservación a los afectados, el asfalto de la carretera está formado por alquitrán con arena y desprende una especie de condensación derivada del petróleo. Al mojarse, provoca un efecto deslizante. «En decembro do ano pasado tiven un percance co vehículo. Non me pasou nada pero colles pánico. A carretera é un auténtico inferno porque apenas hai sinalización, o pavimento está cheo de fochancas, o vehículo vaise continuamente da vía... O día que tiven o accidente din parte á compañía de seguros, chamei o 112 e expliqueille que a causa do percance fora por culpa da estrada... Todos me deron a mesma resposta: “Ao non pasar nada grave e ninguén reclamar, non se toman medidas”. Volvín a explicarlles a problemática pero todo quedou en papel mollado» explica María Elena, una veterinaria de Becerreá que utiliza esta carretera una media de cuatro veces al día.

Los vecinos están organizando una manifestación para que arreglen la vía

El número de accidentes registrados ponen en evidencia que urge una rápida actuación. Según explica el responsable de los GES de Becerreá, la LU-636 cuenta con un proyecto de arreglo que está paralizado desde el año 2009. «Estamos a falar dunha estrada na que a circulación é fluída; entre outras cuestións porque é o nexo de unión entre a comarca de Sarria e a A-6. Afecta a Sarria, Láncara, Baralla e Becerreá. Chama especialmente a atención que xusto no tramo de Becerreá se atope en estado deplorable», explica Claudio Vázquez.

Además, la vía se encuentra en una zona donde la presencia de fauna salvaje es constante y donde circulan vehículos pesados. «Con la instalación de los eólicos en la zona, la propia empresa tuvo que construir unas cunetas para ensanchar la vía luego de sufrir un accidente y volcar una de las aspas», recuerda Claudio.

AMADEO FERNÁNDEZ. VÍCTIMA. «Cheguei á curva, fóiseme o coche, quíxeno endereitar e caín polo terraplén»

Junto a un vehículo que transportaba en un remolque animales vivos, Amadeo Fernández es la última víctima de la LU-636 a la altura de Becerreá. Su accidente ocurrió hace quince días y consistió en una salida de vía y posterior despeñamiento por el terraplén. «Cheguei á curva, fóiseme o coche, quíxeno endereitar e caín polo terraplén», explica Amadeo, que conducía un Skoda Fabia. A pesar de que tuvo que ser excarcelado por los GES de Becerreá, no sufrió heridas de consideración y el siniestro se quedó en un susto.

BELÉN BARRERA. VÍCTIMA. «En vez de caer polo terraplén, o coche desviouse cara o balado»

Si a un lado de la carretera LU-636 hay un terraplén, al otro se encuentra un muro y a continuación el monte. Al salirse de la vía, muchos conductores se precipitan al vacío pero otros van a parar al muro. Es el caso de Belén Barrera, una vecina de Lexo, que tras salirse de la vía con su turismo, este fue a parar al muro. «O coche non había por onde collelo. Afortunadamente non me pasou nada pero o susto non hai quen cho quite», puntualiza Belén, que se ve en la obligación de circular por esta vía todos los días.

MANOLO FERNÁNDEZ.VÍCTIMA. «Baixaba en terceira, metín segunda e ao saír da curva fóiseme o vehículo»

Manuel Fernández circulaba por la mencionada carretera cuando el vehículo se salió de la vía. «Baixaba en terceira e decidín meter segunda para diminuír a velocidade. A saída da curva fóiseme o coche e non había maneira de endereitalo. Era como se estivera nunha pista de patinaxe», cuenta Manuel, que pide la reparación urgente de la carretera antes de que se produzca alguna desgracia mayor. «O meu quedou nun susto pero como non se arranxe moi pronto teremos que lamentar vítimas mortais», considera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Y para patinar, la carretera Sarria- Becerreá»