El Pazo de Orbán recuperará para hotel dos viviendas anexas

El proyecto rehabilitará los edificios históricos gracias a bibliografía y fotografías para devolverles su esplendor original


lugo / la voz

Cuando nadie creía en el barrio de A Tinería, Manuel Fernández decidió arriesgar y apostar por recuperar la zona más auténtica del casco histórico lucense con la rehabilitación del Pazo de Orbán y su reconversión en hotel. Ahora dará un paso más. La junta de gobierno local de Lugo aprobó ayer el proyecto para la recuperar dos edificios anexos que se rehabilitarán de acuerdo con su construcción original y que se sumarán al hotel.

El inmueble número 4 de la Travesía do Miño y el número 17 de la calle de la Tinería pasarán a formar parte del hotel gracias a un proyecto de rehabilitación que ha primado el respeto a la construcción original. «Queremos devolver los edificios a su estado original. Fueron construidos antes que el propio pazo, en el siglo XVIII, y a lo largo de las décadas tuvieron diferentes usos. Nuestra prioridad es recuperar esos edificios y devolverles su esplendor original», desgrana Fernández.

Para echar la mirada atrás, a la hora de redactar el proyecto recurrieron a bibliografía y fotografías. En base a ellas se diseñó la rehabilitación, que permitirá al Pazo de Orbán contar con otras cinco habitaciones más, a mayores de las 12 que ya oferta en la actualidad. Serán habitaciones de lujo pensadas para un mercado de alto nivel.

Todas ellas serán muy amplias y su decoración incluirá un mobiliario detalladamente cuidado que incluirá algunas piezas «art decó». El diseño de las estancias interiores supondrá una importante partida a mayores para una actuación cuyas obras están presupuestadas en 548.000 euros. La inversión en las dos viviendas supondrá un esfuerzo económico para los promotores, que entienden que es el camino para impulsar un proyecto que ya es único en la ciudad, puesto que se trata de un hotel monumento.

Los nuevos inmuebles que formarán parte del Pazo de Orbán estarán comunicados con el edificio principal, tal y como sucedía antiguamente, ya que en su momento casi todas las edificaciones de la manzana estaban conectadas entre sí.

Apuesta por el barrio

«Llevamos 25 años apostando por el barrio. La rehabilitación queremos que sirva también para que la gente se anime a invertir en la zona. Queremos devolverle su esplendor y que Lugo también se sienta orgulloso», apunta Manuel Fernández, que confía en que las nuevas alas del negocio estén listas el año que viene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Pazo de Orbán recuperará para hotel dos viviendas anexas