Consejos a tractoristas para evitar disgustos

La Guardia Civil intensificó los controles de estos vehículos agrícolas y repartió información entre los conductores


Son las cinco de la tarde y después de un parón para comer y echar una cabezada, los habitantes de la montaña lucense continúan con sus labores. Una amplía mayoría vive del campo y es por ello que son pocas las viviendas en las que no esté presente al menos un vehículo agrícola.

Al tiempo que los agricultores salen con el tractor a las fincas para desarrollar su actividad y conscientes de que el peligro en el campo viaja en tractor, el Cabo 1º Pablo Antelo, y el guardia Francisco Rodríguez, ambos del puesto de Becerreá, realizan las correspondientes labores de vigilancia por toda su demarcación, dando el alto a todo tractorista que se encuentre circulando por la vía. A continuación comprueban que los conductores circulan con todo en regla y le explican el riesgo que supone ponerse al volante a la ligera.

— «Buenas tardes caballero. Estamos haciendo una campaña de entrega de folletos de seguridad y una labor inspectora. El compañero le entrega este tríptico y le pedimos que facilite la documentación», indica el cabo 1º a Gervasio, el primer tractor (un Renault 8534) al que dieron el alto en una aldea de As Nogais. «Teño todo o papeleo na casa», le responde, que explica que utiliza el tractor a diario. «Teño tres e son o meu medio de traballo. Levo a comida e a auga ao gando, desenvolvo as correspondentes labores nas fincas…», indica el tractorista, que nunca tuvo un incidente y pese a no llevar los papeles encima, se comprueba que viaja con todo en regla.

Las infracciones más detectadas entre los tractoristas son la ITV caducada, la carencia de seguro y la ausencia de la señal obligatoria V-2 (farolillo amarillo-anaranjado). Algunos tampoco disponen de la placa identificativa de velocidad y carecen del permiso de conducir. Además, estos agentes se tienen encontrado con tractores con 30 años de antigüedad y que nunca pasaron la ITV. Sus propietarios alegan que los vehículos tienen un uso residual y es por ello que no los llevan a pasarla. «Solo levo o tractor para leira», te dicen, y no piensan que desde la explotación ganadera a la finca hay que circular por la carretera. Como en la finca no se aplica la ley de seguridad vial echan de cuenta que no necesitan pasar la ITV y cuando los detectas en la vía abierta al tráfico con el tractor sin ITV tienes que levantar acta de infracción», explica Francisco Fernández, que insiste en que continuamente las unidades móviles se personan en diversas parroquias para llevar a cabo la inspección técnica.

Sanciones

La sanción por circular sin pasar la ITV es de 200 euros y por carecer de seguro es de 1.500, pero con el pronto pago se queda en 800 euros. «El tractor exige el permiso clase B para conducir. Las infracciones del seguro se tipifican en función del permiso que necesitas para conducir el vehículo. En caso del tractor sin seguro son 1.500 euros y si está estacionado en la finca o lo encuentras en el arcén, el importe de la sanción es de 800 euros. Circular es más grave por el peligro concreto que supone utilizar el vehículo sin seguro obligatorio», apunta el cabo 1º Pablo Antelo.

Por la carretera LU-P-710, viaja en un John Deere 2130 Eladio Fernández. El tractor está a nombre de su progenitor pero a menudo es él quien lo utiliza para realizar las correspondientes labores agrícolas y ganaderas. «Teño vacas en varios prados e teño que vir a velas e mantelas. Veño en tractor», explica este vecino de Castroverde, que a pesar de tener el tractor con los papeles en orden, necesita acondicionarlo.

Según explican estos agentes, actualmente tener un vehículo agrícola sin seguro es un riesgo innecesario puesto que todo tractorista pueden sufragarlo. «Si tienes los medios económicos suficientes para comprar un tractor valorado en miles de euros, tienes dinero para pagar poco más de 100 euros al año. El precio es irrisorio. Es una falta de apreciación del riesgo que corren los tractoristas circulando con el vehículo por aquí. Ninguno está exento de sufrir un accidente y ellos no perciben el riesgo de circular a pelo con el tractor. Cada vez menos, pero hace años había particulares que compraban un tractor nuevo y no lo matriculaban. Decían que lo tenían para trabajar en la finca y eso era un grave error en todos los sentidos», explican Pablo Antelo y Francisco Fernández.

Estos dos agentes insisten en que los tractores que circulen por vías públicas deben estar homologados y matriculados. Y los usuarios deben poseer el carné B, pasar la ITV cada año si el vehículo supera los 16 de antigüedad, cumplir las normas de circulación, respetar el número máximo de pasajeros del vehículo indicado por el fabricante, poseer los elementos de seguridad viaria obligatorios y en buen estado (el retrovisor izquierdo, señal luminosa V-2 y limitación de velocidad V-4.

Tractor precintado

La vigilancia de los agentes de Becerreá sobre el correcto uso de vehículos agrícolas es constante y eso quizás tenga mucho que ver en las cifras de siniestralidad, puesto que hace años que no se contabilizan fallecidos en accidentes de tractor. El año pasado, este puesto de la Guardia Civil realizó una actuación en Baralla con un particular al que le precintaron un vehículo agrícola. El varón compró un tractor de los que estaban dados de baja por el Plan Renove y lo utilizó para labores agrícolas sin ningún tipo de documentación. «Hasta una cisterna nueva sin seguro tenía. El tractor estuvo dado de baja en su día, lo compró, lo reparó y se puso a andar con él. En esa vivienda detectamos 18 vehículos agrícolas, sin ITV y sin seguro. Todos en la misma explotación ganadera», explican los agentes, que añaden que el tractor estuvo precintado durante tres meses hasta que obtuvo la documentación.

Dos tractoristas han muerto en la provincia en accidentes de tráfico en lo que va de 2019

Varón. Mayor de 65 años. Residente en zona rural y que guía una máquina con más de veinte años de antigüedad. Este es el perfil que más se repite en los accidentes de tractor.

En lo que va de año han muerto en la provincia dos personas en los seis accidentes (considerados de Tráfico) con tractores. El primero de ellos tuvo lugar en el mes de febrero en O Saviñao, donde un hombre de 75 años, falleció al sufrir un accidente con el tractor que conducía. El suceso se produjo al volcar el vehículo cuando circulaba por una carretera local en la parroquia de Ousende.

Cinco meses después, un vecino de Lugo y de 66 años, fallecía tras accidentarse con un tractor cuando ayudaba a su hermano a realizar labores agrícolas en una finca de O Corgo. El accidente ocurrió en el kilómetro 2.800 de la carretera LU-P-1608, que va de Campa, por Farnadeiros a Quinte, y consistió en una salida de vía por el margen izquierdo y posterior vuelco.

Los otros cuatro siniestros, en los que afortunadamente no se produjeron víctimas mortales, ocurrieron en Chantada, Sarria, Guntín y Sarria.

En 2018 se produjo en la provincia un accidente de Tráfico mortal con tractor. Ocurrió en Pol y la víctima, que guiaba un vehículo matriculado en 1978, tenía 66 años. En cuanto a accidentes de Tráfico con tractor y sin víctimas mortales se produjeron tres, siendo uno en Vilalba, otro en Castro de Rei y un tercero en Pedrafita de O Cebreiro.

En los accidentes mortales, el fallecido es el ocupante del tractor. Se trata en todos los casos de vehículos de considerable antigüedad, desprovistos de los sistemas de seguridad que equipan los vehículos modernos. Las tres víctimas mortales llevaban tractores matriculados en 1978, que es cuando se empezaron a matricular estos vehículos, por lo que su construcción es aún anterior. Se constata que la letalidad es alta, en comparación con el total de personas heridas. También resulta alta la proporción entre los fallecidos y el total de accidentes

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Consejos a tractoristas para evitar disgustos