Descubren nuevos petroglifos en la parroquia de Adai

Son pequeñas cazoletas y pilones, así como cruces grabadas en la roca que tendrían 4.000 años


LUGO / LA VOZ

Los integrantes do colectivo Patrimonio dos Ancares, Brais Rodríguez Romero e Xabier Moure, gracias a una tala de pinos efectuada recientemente, documentaron unos nuevos petroglifos en el Municipio de Lugo. En el Monte das Penas do Caldeiro, parroquia de Adai, situado a 541 metros de altitud. En la parte superior de un afloramiento granítico conocido como As Penas do Caldeiro localizaron mas de una decena de coviñas, una combinación de dos círculos concéntricos, una incisión navicular, una cruz inscrita dentro de un círculo y un cruciforme. En dos abrigos situados debajo del afloramiento documentaron dos rocas con cazoletas. El nombre de Penas do Caldeiro quizá se deba a que en parte superior contiene un amplio y profundo pilón.

En el lugar hay una zona arqueológica de primer orden ya que en las inmediaciones, en un radio de unos 400 metros, se encuentra el dolmen de Adai, varias mámoas, el asentamiento de Castrillón, los petroglifos da Pena do Castrillón y de Pena Fita y —a juicio de los estudiosos— un dudoso menhir.

Pero el elemento más enigmático del conjunto es una impresionante piedra de forma elíptica, única en Galicia, de unos 12 metros por 6, circundada por 18 agujeros comunicados todos elles por un surco. En la parte central se ve una pila circular de unos 25 centímetros de diámetro que desagua en otra rectangular de unos 80 por 30 centímetros. Distribuidas por la roca se ven también varias cazoletas. Aunque se han propuesto varias teorías sobre su uso y significado (algunas rayando el paroxismo; incluso se conocen casos de personas que utilizan el lugar para realizar conjuros, invocaciones, etc), hoy por hoy continúa siendo una incógnita arqueológica, aunque algunos estudios apuntan a una base de cabaña de tipo ritual.

Los investigadores destacaron la importancia de este bien patrimonial porque este año se cumplen precisamente 30 años da su hallazgo por los investigadores Juan F. Núñez Jato e Laura Rodríguez Varela que documentaron varios centos de yacimientos en los concellos de Friol, Lugo e Outeiro de Rei.

Los investigadores van a dirigirse al Concello de Lugo para que promueva los estudios de este singular elemento arqueológico, además de protegerlo y señalizarlo.

Aseguran que los petroglifos que documentaron tienen una antigüedad de unos 4.000 años, excepto las cruces, que son posteriores, quizá hechas para cristianizar un lugar pagano o utilizadas como señales de término.

El descubrimiento de los petroglifos ya se lo comunicaron al Servizo de Xestión Cultural da Xunta para que los cataloguen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Descubren nuevos petroglifos en la parroquia de Adai