El poeta de Lugo que duerme en la calle

David Salvador se asienta en la capital lucense para intentar vender sus libros de poesía


lugo / la voz

La vida da muchas vueltas. Que se lo pregunten a David Salvador, un poeta que firma como Efrem David, y que la crisis le ha dejado literalmente tirado en la calle. De tener una empresa de la construcción en Canarias, con numerosos empleados, ha pasado a dormir en los cajeros automáticos o, en el caso de Lugo, en el soportal de la viaje sede de la Cámara de Comercio, que le sirvió de «dormitorio» desde que llegó en febrero a la capital lucense.

Sevillano de nacimiento, hace 47 años, se afincó en Canarias, donde durante 23 años le fue bien como albañil y empresario, pero la burbuja inmobiliaria estalló, y con ella su vida. Comenzó a errar por diferentes lugares hasta asentarse desde hace casi una década en Galicia, donde se ha establecido en distintos municipios para intentar vivir de su otra faceta: la poesía.

Hasta el momento ha publicado ocho libros, con los que más o menos ha podido ir ganado algo de dinero para vivir y ayudar a su hija y su nieto, que viven en Arteixo. «Empecé a escribir con 8 años, y de manera autodidacta, porque me fui del colegio con 14. Me fui animando, hasta que en el 2005 me apoyaron para a presentarme a un concurso en Canarias y gané el primer premio», explica.

La poesía puede salvar vidas y en el caso de Salvador así ha sido. Al perder su empleo retomó sus dotes de poeta y comenzó a autoeditar libros, que fue vendiendo personalmente con relativo éxito: «De La llamada del amor vendí en Galicia más de 8.000 volúmenes, en supermercados, ferias y en la calle».

Por los caminos de Galicia en esta década «ha habido sufrimiento, dormí en muchos cajeros y soportales, y este año me vine para Lugo y no me arrepiento». David Salvador señala que tras vivir los primeros meses en la calle, tuvo el apoyo del programa de los Sin Techo de la Cruz Roja: «Es gente maravillosa, que me ayudaron a salir de la calle, me siento arropado y quiero salir adelante vendiendo mi nuevo libro». Se trata de Presos de amor, un poemario que incide en la mayoría de los temas recurrentes de su libros: el amor y el desamor, aunque también con críticas sociales.

«Para mí escribir es liberador, hace tanto frío durmiendo en las calles, que no concilias el sueño, y qué mejor que escribir poesías para matar el tiempo», explica este «lucense» que ha conseguido el apoyo de personas que también recibieron la ayuda de la Cruz Roja de Lugo. «Me he visto en la calle, pero mi ilusión es hacer y vender libros», aunque reconoce que para vivir necesitará un empleo. En la construcción ya no puede por un accidente laboral, pero ha trabajado en la hostelería como cocinero.

Mientras se va asentando en la ciudad y a la espera de tener listo su último poemario para la venta, David Salvador repasa los versos, llenos de vida: «Los sentimientos he sembrado emocionado / junto a una farola vieja y amiga / la que sonreía en las oscuras noches / del invierno triste y enamorado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El poeta de Lugo que duerme en la calle