El Concello mantiene su ambición en la construcción del Impulso Verde

Estudia una nueva convocatoria de la licitación, aunque no quiere rebajar las exigencias


Lugo / La Voz

El Concello de Lugo tiene claro que cuando de sostenibilidad y de abrir nuevos caminos se trata, no hay margen para rebajas. De ahí que mantengan su ambición a la hora de levantar el edificio Impulso Verde que servirá de punta de lanza del barrio multiecológico y sostenible que quiere poner en marcha.

Después de que el concurso para la construcción del edificio de madera Impulso Verde quedara desierto, el Concello se reunió con técnicos municipales, la gerencia del proyecto y los miembros de la Universidade de Santiago redactores del proyecto para analizar qué había fallado. El examen de conciencia arrojó varias conclusiones entre las que destacaba la dificultad para conseguir toda la madera gallega certificada que se necesitará para erigir el edificio. Sin embargo, el gobierno de Lara Méndez está decidido a buscar la mejor forma de continuar con la licitación del edificio, sin que cambie su identidad.

«Debemos resaltar que estamos orgullos de apostar dende o Concello de Lugo por unha construción con madeira en Galicia, aínda que con atrancos iniciais ao atoparnos nos primeiros pasos do seu desenvolvemento, e conscientes de que é máis difícil liderar esta iniciativa que sumarse a ela unha vez que todo estea en marcha», indicaron desde el Ayuntamiento. Entre las medidas que adoptaron desde el gobierno para analizar la situación estuvo consultar con diferentes entidades que mostraron su interés en la licitación y que realizaron consultas para activar de nuevo el concurso.

Las características singulares del Impulso Verde son, curiosamente, su principal obstáculo. «A madeira da estrutura do edificio debe ser galega e certificada, é un compromiso ineludible e prioritario neste proxecto, para demostrar que nun territorio como o noso podemos non só producir madeira como os mellores no mundo, se non convertela e empregala en edificacións. Este factor complica a obra pois xera unha dependencia a unha materia prima cunha orixe determinada nun período de tempo moi concreto», explican desde el Concello. «A madeira galega e certificada debe tratarse adecuadamente para transformala e poder empregarse a nivel estrutural en edificación. Agora mesmo hai unha limitada oferta de fabricantes de madeira contralaminada».

Además, vinculado a lo anterior está la cantidad de madera que requiere la construcción «para o que se esixe aos licitadores que o poidan garantir». El pliego de condiciones establecía además la obligación de que el personal que trabajará en la obra tenga una formación específica. «obriga a establecer un conxunto de esixencias de experiencia ao persoal que traballará na obra de certa relevancia, principalmente para os xefe de obra, encargado de obra e montadores da estructura de madeira».

El análisis de la situación y las conclusiones obtenidas, entienden desde el Concello de Lugo, son un «resultado interesante e valioso» tanto para el ambicioso proyecto como para el propio sector de la construcción en Galicia, ya que «arroxa información a ter en conta de cara a potenciar diferentes mecanismos e sinerxías nos sectores forestal e da construción».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello mantiene su ambición en la construcción del Impulso Verde