Nadie se interesa por la tutela del bebé maltratado por sus padres en Lugo, ingresado en La Paz a la espera de una operación inminente

El pequeño se encuentra desde este sábado en el Hospital La Paz de Madrid y está siendo sometiendo a diferentes pruebas para, en el menor tiempo posible, ser intervenido quirúrgicamente de una grave lesión en un ojo

Rellano del domicilio en donde vivía el bebé
Rellano del domicilio en donde vivía el bebé

Redacción

Una semana después de que saliera a la luz el supuesto maltrato de unos padres hacia su hijo de dos meses en Lugo, con el que convivían en un piso en el que fue retirada una tonelada y media de basura, ningún familiar se ha interesado por la tutela del bebé.

El pequeño se encuentra desde este sábado en el Hospital La Paz de Madrid y está siendo sometiendo a diferentes pruebas médicas para, en el menor tiempo posible, ser intervenido quirúrgicamente de una grave lesión en un ojo, concretamente de un desprendimiento de retina.

La madre del pequeño, Pili L. P., no se presentó a la cita que tenía asignada el pasado jueves con los técnicos del servicio de Menores, un encuentro que estaba fijado esa mañana en el edificio de la Xunta en Lugo. Lo que hizo horas después esta mujer fue llamar por teléfono a dicho departamento para comunicar que no había podido presentarse, pero que estaba interesada en que le informaran de las novedades sobre el bebé. Desde Menores le explicaron que el motivo del encuentro era para notificarle la tutela urgente y que si tenía cualquier familiar que decidiera hacerse cargo del menor ya podría hacerlo. A día de hoy, ningún familiar se ha interesado por el pequeño ni ninguno lo ha visitado.

Desde la Xunta explicaron que ante un proceso de acogida se puede optar inicialmente por un familiar directo del niño, pero siempre después de llevar a cabo una investigación de esa persona para comprobar que está en plenas condiciones de hacerse cargo del menor. Si no es ese el caso se opta por una familia de acogida.

Con margen para buscar familia

La Administración autonómica, que asumió la custodia del bebé después de que el juzgado se la retirara a los padres y dictara contra ellos una orden de alejamiento, aún tiene tiempo para designar una familia, ya que el pequeño sigue ingresado actualmente en Madrid.

El delegado de la Xunta en Lugo manifestó ayer que, durante el traslado, el niño estuvo acompañado por personal del Sergas y, ya en la capital española, cuenta con cuidadores profesionales las 24 horas del día. «Asimismo, el servicio de Menores de la Xunta que tiene su tutela, guarda y custodia ha estado en contacto permanente con el hospital madrileño», indicó José Manuel Balseiro.

Con respecto a una posible acogida familiar del bebé, el delegado de la Xunta advirtió que durante el fin de semana no hubo contacto por parte de ningún familiar y, acerca de la situación de sus progenitores, sobre los que pesa una orden de alejamiento, Balseiro se limitó a recordar que se trata de un asunto que afecta a un menor bajo supervisión judicial, por lo que «tenemos que ser extremadamente reservados».

La Xunta contrata cuidadores para esta labor, que se turnan las 24 horas del día y están bajo la supervisión continua del servicio de Menores por si hubiera que tomar alguna decisión sobre el bebé. Si el pequeño recibe el alta después de la intervención, será entregado a la familia de acogida a su vuelta a Lugo. En caso contrario, regresará a la unidad de neonatos del HULA.

El pequeño fue llevado por sus padres el pasado día 16 de agosto a un centro de salud de Lugo, donde lo derivaron al HULA. Allí los sanitarios activaron el protocolo de maltrato, lo que llevó a la detención de los padres, acusados de violencia doméstica y abandono familiar. Posteriormente, y a propuesta de la Fiscalía, fueron puestos en libertad.

El bebé maltratado de Lugo y su vida en medio de la basura

TANIA TABOADA
Imagen del rellano de la escalera donde vivía el bebé maltratado de Lugo
Imagen del rellano de la escalera donde vivía el bebé maltratado de Lugo

Trabajadores de las empresas de limpieza aseguran que nunca se encontraron con algo semejante

Rodeado de una tonelada y media de basura, en medio de excrementos, supuestamente alimentándose de leche que sus progenitores almacenaban en una lata de conserva y sin bañarlo. Así vivía el bebé de dos meses que ingresó en el hospital de Lugo en estado grave dadas las contusiones y heridas que presentaba en varias partes del cuerpo, supuestamente ocasionadas por sus padres. «Sentíamos chorar ao neno pero para nós era un chorar normal, nada fora do común», indicó una vecina. «O neno choraba máis do normal pero na miña vida imaxinei tal cousa», explica otro residente en el edificio, que añade que en alguna ocasión le llamó la atención a la pareja por el ruido que hacían en la vivienda.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Nadie se interesa por la tutela del bebé maltratado por sus padres en Lugo, ingresado en La Paz a la espera de una operación inminente