Pequeños brotes verdes en la maltrecha economía de Lugo

Baja la tasa de desempleo pero a la vez desciende la renta media de los lucenses


lugo / la voz

El último informe que maneja la Unión Europea para conocer la situación socio económica de las áreas urbanas, conocido como Urban Audit, ofrece algunos brotes verdes en la economía de la capital lucense y su área metropolitana, aunque también refleja otros datos poco esperanzadores. Solo así se podrían entender dos cifras tan dispares que recoge el estudio que marca la calidad de vida de los lucenses: Mientras la tasa de desempleo llegó al 22,5 % en el 2013 y en el 2018 descendió al 10,80 % (entre las 15 más bajas de España); la renta media anual de los hogares del municipio de Lugo cayó de los 29.500 euros del 2011 a los 27.594 euros del 2016 (último dato). Conclusión, se ha ido recuperando el empleo pero a la vez está siendo de peor calidad. La renta media anual por habitante en Lugo es de 11.477 euros, una cifra muy baja si se compara con que hay al menos 50 municipios en España donde sus habitantes tienen una renta de más de 13.000 euros al año.

Hay varios factores que al menos pueden indicar que Lugo tiene futuro económico, especialmente gracias a que ha sido polo de recepción de inmigración interior y del exterior. La población entre los 0 y los 14 años es la más alta de esta década, con 13,25%; aunque también ha aumentado la de mayores de 65 años, con un 21,68 %, lo que provoca que la edad media haya crecido hasta los 45,71 años. La proporción de nacidos en el extranjero sobre el total del censo aumenta ligeramente: del 7,96 % del 2010 al 8,89 % del 2018.

Más hogares, igual población

La población en la capital ha estado fluctuando toda la década en los 98.000 habitantes, pero en cambio sí han aumentado el número de hogares, de los 37.565 del 2011 a los 41.011 del pasado año. Conclusión: la población se mantiene pero en cambio aumenta la ocupación de vivienda, con lo que baja el número de inquilinos en los pisos. El tamaño medio de los hogares a inicios de la década era de 2,58 habitantes y ahora está en 2,37. El porcentaje de viviendas con una sola persona pasó del 26,56 al 31,03, la más alta de la historia de la ciudad. El único dato que ofrece el informe europeo sobre viviendas vacías es del 2011 y se sitúa en el 20,75 %.

Más servicios, menos industria

El estudio Urban Audit, con el que trabaja la Unión Europea cuando aplica las medidas socio económicas en los países miembros, define el modelo de Lugo: ciudad de servicios y caída industrial. Sobre el sector terciario la ciudad ha pasado de tener un 80 % de empleados en el 2013 (peor momento de los efectos de la crisis) al 86,48 % del 2016. Mientras, el empleo en la industria suponía el 7,19 % en el 2011 y en el 2015 bajó al 5,68 %. En el 2017 subió al 6,53 %. Una de las paradojas es que mientras Lugo presume de tener una tasa de paro entre las más bajas de España su tasa de actividad cada vez es menor. Esto se debe a que cada vez hay menos población en edad de trabajar debido al envejecimiento.

Pero en el lado positivo se encuentra el aumento de personas con más cualificación. Así, los lucenses con formación de FP y de primer ciclo universitario pasó del 38,96 % del 2011 al 44,03 % en el 2016. O por ejemplo el aumento del turismo en la ciudad, con 225.249 pernoctaciones en el 2012 frente a las 314.769 del 2017, a pesar de que bajó el número de plazas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pequeños brotes verdes en la maltrecha economía de Lugo