Un lucense, a la vanguardia de la inmersión submarina mundial

Héctor Salvador participó en la sumersión que marcó un nuevo récord en la fosa de las Marianas


lugo / la voz

El pasado mes de mayo el empresario y explorador estadounidense Victor Vescovo batió el récord de inmersión en las profundidades del océano. Bajó hasta 10.928 metros en el abismo Challenger, en la fosa de las Marianas, dentro del reto que se ha marcado de sumergirse en los cinco puntos más profundos de los océanos. Vescovo bajó hasta donde nadie había llegado con un submarino en cuyo desarrollo ha tenido mucho que ver un lucense.

Héctor Salvador es un ingeniero aeronáutico nacido en Lugo en 1983 y que en este proyecto se ha encargado de la coordinación del sistema de soporte vital del oxígeno en cabina, de la coordinación de todos los proveedores en España para la construcción del submarino, del programa de ensayos -crearon una cámara de pruebas única en Europa que permite simular 14 kilómetros de profundidad en temperatura y presión-, y, ya durante la inmersión, de las comunicaciones y del sistema de seguimiento del submarino desde una lancha situada en la vertical del moderno batiscafo.

«Cando chegas á fosa non ves nada diferente a calquera outro punto do mar, pero cando pensas que tes case 11 quilómetros de auga debaixo dos teus pés, impresiona bastante. Saber que ese día estás facendo historia é incrible. Pero por outro lado foi tan duro o desenvolvemento do proxecto, anos de deseño e ensaios, que o día que baixas á fosa tes a sensación de que foi demasiado fácil. Foi chegar e facelo. Fomos a primeira expedición en baixar seis veces seguidas porque os dous anteriores eran submarinos dun só uso», cuenta Héctor, director de la filial de Triton Submarines en España.

Cuatro años fue el tiempo que tardaron en desarrollar un proyecto que ha sido pionero en muchos sentidos. Hasta la fecha, únicamente dos submarinos se habían adentrado tanto en la fosa más profunda de la tierra. En 1960, Don Walsh -que viajó con ellos en esta expedición- bajó 16 metros menos que el batiscafo de Vescovo, y en el 2012 el director de cine James Cameron se sumergió hasta los 10.908. Ahora Vescovo, con el submarino en el que ha trabajado Salvador, ha ido más allá, y por primera vez realizaron varias inmersiones.

Todo salió a pedir de boca, e incluso solventaron con éxito el único percance con el que se encontraron. «Nunha das inmersións quedouse atorado un dos equipos científicos no fondo e ao día seguinte fixemos a operación de rescate máis profunda da historia. Tivemos que baixar a 10.928 metros a recuperar un equipo que estaba enganchado no fondo do mar, no punto máis profundo do noso planeta. Foi moi emocionante».

Un submarino turístico

Logrado el reto de explorar la fosa de las Marianas, Héctor Salvador y su equipo, compuesto por otros 11 profesionales, se afanan ahora en el desarrollo del que será el primer submarino turístico fabricado en España. «Estamos fabricando o primeiro submarino turístico feito aquí. Poderá levar 24 persoas, ademais do piloto e do copiloto. É completamente transparente, de forma que a xente pode mirar en todas as direccións e estar rodeada de mar. Non tes esa sensación de claustrofobia, senón que che dá vertixe porque estás cara a cara co océano profundo», explica el ingeniero lucense.

Para Héctor, estos proyectos son la muestra del buen trabajo que se está desarrollando desde España en cuanto a inmersiones, puesto que fabrican submarinos de todo tipo, según la demanda de sus clientes. Incluso de lujo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Un lucense, a la vanguardia de la inmersión submarina mundial