Los lucenses no pueden huir del plástico cuando hacen la compra

A pesar de que las bolsas son de pago, un gran número de usuarios continúa comprándolas


lugo / la voz

Hace casi un año el Consejo de Ministros acordó que las bolsas de plástico no podían ser gratuitas en los supermercados. El balance casi doce meses después de que se empezase a implantar la medida indica que en Lugo no se ha reducido con eficiencia el uso del plástico a la hora de hacer la compra. Sin embargo, desde la Comisión Europea exigen que, en dos años, las bolsas sean eliminadas de todas las tiendas, algo que parece improbable al ver las estanterías de los supermercados de Lugo.

Hasta en las zanahorias

Sin aportar datos identificativos o de localización, lo primero que se puede ver al entrar en un sumercado de la ciudad es una ingente cantidad de bolsas de plástico en las cajas. A pesar de ser de pago, son muchas las personas que optan por comprarlas a diario en lugar de llevar alternativas como mochilas o sacas de tela. «Esquéceste de traela e ao final acábala mercando», cuenta una señora en una de las tiendas de la Avenida da Coruña.

Departamento por departamento: en la panadería es difícil encontrar un trozo de pan que no esté envuelto el film transparente y son pocas las opciones que permiten comprarlo en un envase de papel. En la frutería, tanto las lechugas frescas como las ensaladas a medio preparar están cubiertas de plástico y no hay posibilidad de sacarlas del supermercado en otro tipo de envase. Al lado, las zanahorias, la piña troceada, los champiñones y los arándonos siguen la misma suerte e incluyen bandejas de poliestireno -un material reciclable 100% siempre y cuando se deposite en el contenedor amarillo- y recubiertas de film.

En la charcutería, la carnicería y la pescadería los productos frescos salen también envueltos en plástico sin que exista otra alternativa. Lo mismo pasa con los lácteos.

Cestas colmadas de plástico

Al observar las cestas del supermercado, lo que más destaca es, sin duda, el plástico. Alimentos frescos y envasados aparecen recubiertos y muchas veces, no existe otra alternativa

Sin embargo, huir de la comida plastificada es muy difícil. Y esto es algo que se puede comprobar al entrar en cualquier supermercado. En algunas de las tiendas, los productos etiquetados como bio también están plastificados.

Sí existen tiendas locales y supermercados que apuestan por suprimir el plástico de sus estanterías, aunque son una minoría en la ciudad. En el año 2026 los comercios tendrán que reportar un informe que demuestre que han reducido el número de envases de plástico que producen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los lucenses no pueden huir del plástico cuando hacen la compra