«Suplimos con mascotas la falta de afecto en la familia»

Bióloga y veterinaria, profesora y doctora, creó un laboratorio de la nada. Es catedrática de Sanidad Animal en la USC, investiga enfermedades parasitarias del ganado, va a Kenia a estudiar elefantes e hipopótamos, preside la agencia que evalúa la calidad del sistema universitario gallego y es miembro de la Academia de Ciencias Veterinarias de Galicia. Todo eso y más es Patrocinio Morrondo


Santiago / La Voz

Licenciada en Biología por la Universidad de Oviedo, cursó posteriormente Veterinaria. Patrocinio Morrondo es catedrática del Área de Sanidad Animal en la Facultade de Veterinaria de Lugo, donde imparte clases desde finales de los 80.

-Hizo la carrera en los 70 y entonces Veterinaria era un mundo de hombres, ¿no?

-Durante los estudios no sentí discriminación de sexo, pero sí profesional, ya que cuando opté a una plaza de profesor ayudante en Veterinaria me dijeron que era bióloga y que además acababa de nacer mi hija, y cuando me presenté a la misma categoría en Biología la respuesta fue que la formación predoctoral la había hecho en Veterinaria.

-¿Le gusta más la investigación o la docencia?

-A mi juicio, un profesor universitario debe ser docente e investigador, ambas facetas me gustan por igual y las considero complementarias.

-¿Ve cerca la caída del techo de cristal para la mujer?

-Creo que con constancia, esfuerzo y dedicación se pueden conseguir las metas que te propones, y creo que la mujer puede y debe ser líder, por supuesto, aunque hay que reconocer que todavía hay importantes diferencias entre el estatus profesional de ambos sexos, pero espero que las nuevas generaciones sigan luchando para que las mujeres consigamos los puestos que nos corresponden por valía.

-Investiga las enfermedades parasitarias del ganado bovino. ¿Está bien cuidado en Galicia?

-En Galicia y en otras comunidades españolas la sanidad de los rumiantes domésticos es adecuada; no obstante, no se debe bajar la guardia porque están surgiendo enfermedades emergentes y otras que creíamos casi erradicadas, como por ejemplo, la triquinelosis, la tuberculosis y la peste porcina africana. Es necesario controlar las poblaciones de jabalíes, por lo que los veterinarios tienen que actualizar sus conocimientos continuamente y colaborar con otras profesiones como médicos, farmacéuticos, biólogos, ingenieros agrarios, forestales... El futuro está en los equipos multiprofesionales y, por tanto, multidisciplinares.

-¿Qué otros aspectos menos conocidos ocupan a los profesionales de la veterinaria?

-La profesión no se reduce a la sanidad de los animales de renta o silvestres, hay otros aspectos menos conocidos como la producción animal, la higiene e inspección de alimentos y el control de las zoonosis; es decir, de las enfermedades que se transmiten entre los animales y el hombre.

-¿Perjudicamos a nuestras mascotas al tratarlas como niños?

-En muchas ocasiones, con las mascotas estamos supliendo la falta o escasez de niños y, en general, la falta de afecto en la familia. La intervención de los animales de compañía para las personas es muy beneficiosa y nos reporta grandes satisfacciones y, lógicamente, sufrimos cuando están enfermas o mueren, pero no debemos olvidar que son animales y como tal hay que tratarlos, aunque hay que tener en cuenta que, desgraciadamente, a veces su lealtad y manifestaciones de cariño son mayores que las de nuestros congéneres.

-El año pasado estuvo investigando con elefantes y rinocerontes en Kenia. ¿Es una aventurera?

-Más que aventurera me considero una mujer a la que le gusta iniciar nuevas líneas de investigación. Me propusieron codirigir una tesis sobre infecciones parasitarias que afectan a los elefantes y a los rinocerontes de Kenia. Acepté encantada el nuevo reto y quise visitar este país para ver cómo se tomaban las muestras y se hacían los análisis. Fue una experiencia increíble, pero no es más que una anécdota en los casi 40 años que llevo dedicada a la investigación. No obstante, a las nuevas promociones de veterinarios les aconsejaría que tuvieran en cuenta su posible dedicación a la sanidad y gestión de los animales silvestres y salvajes.

«Es fundamental que los alumnos hagan prácticas en empresas en los últimos años»

Patrocinio Morrondo es también presidenta de la Axencia para a Calidade do Sistema Universitario de Galicia (ACSUG), que elabora informes periódicos sobre la empleabilidad de los estudiantes universitarios gallegos, acredita al profesorado y evalúa sus méritos docentes e investigadores en las tres universidades gallegas. Se creó en el 2001 «para que el sistema universitario de Galicia alcanzase un gran prestigio y reconocimiento en el contexto universitario nacional, europeo e internacional». El aval de organismos europeos lo ratifica.

-¿Cómo llegó al cargo?

-Me lo propusieron y, sinceramente, lo acepté para dar visibilidad a los profesores y, en especial, a los que impartimos docencia y realizamos investigación en los campus periféricos, porque todavía no estamos en igualdad de condiciones.

-¿Vamos por el buen camino?

-Afortunadamente, y basándonos en encuestas realizadas al 60 % de los egresados de cada titulación y campus, con un nivel de confianza del 95 %, el porcentaje de personas que encuentran trabajo relacionado con los estudios que han cursado son del 80 %, superior incluso a los que teníamos antes de la crisis. Creo que estamos en el buen camino y deseo que cada vez la inserción laboral de los egresados de las universidades gallegas sea mayor y mejor.

-¿Qué falta para adaptar los estudios universitarios a las necesidades del mercado?

-Creo fundamental que los alumnos en los últimos años realicen prácticas en las empresas. Además, los futuros estudiantes y sus familias deberían utilizar los datos de inserción laboral que hay en la página web de la ACSUG, puesto que disponemos del estudio más amplio y prolongado de toda España.

-Es miembro de la Academia de Ciencias Veterinarias de Galicia. ¿Son pocas mujeres?

-Hace siete años que soy numeraria de la Academia de Ciencias Veterinarias de Galicia y solo somos tres de número y dos correspondientes. No obstante, las plazas se publican en el DOG y las mujeres veterinarias o de ciencias afines que deseen pertenecer a esta u otra academia pueden enviar su currículo, y me consta que, desgraciadamente, por desconocimiento o por otros motivos, no lo hacen.

Un apoyo imprescindible en su vida

Aprobó las oposiciones de Educación, y tenía su hija tan solo nueve meses cuando obtuvo una plaza de profesora de enseñanzas medias. Reconoce, por lo tanto, que fue difícil en esa etapa compaginar su vida familiar con el trabajo y con la investigación, que nunca abandonó. Cuando se creó la Facultade de Veterinaria de la USC en el campus de Lugo, recibió como laboratorio un espacio vacío. «Hubo que conseguir fondos para montarlo partiendo de cero -recuerda- y eso supuso años de trabajo muy duros y de sacrificios personales que, desde luego, sin la comprensión y la colaboración de mi marido, el profesor Pablo Díez Baños, no creo que hubiese podido hacerlo». Le gusta viajar, conocer otros países y culturas, leer -que le relaja y ayuda a desconectar-, pasear y estar cerca del mar. Pero sobre todo, a Patrocinio Morrondo le gusta estar con los suyos, disfrutar de ellos y pasar el mayor tiempo posible con su familia, «a la que siempre he considerado lo más valioso que tengo en la vida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Suplimos con mascotas la falta de afecto en la familia»