El primer debate de las municipales va de accesibilidad

Auxilia organizó una mesa redonda para conocer las propuestas de los diferentes partidos políticos de Lugo


LUGO / LA VOZ

Algo encorsetado transcurrió el primer debate electoral de Lugo de cara a las municipales. El reto no era fácil, Auxilia sentó en una misma mesa a los alcaldables de los seis partidos con representación en la corporación: Partido Popular, PSOE, Lugonovo, BNG, Ciudadanos y ACE. Y aunque la temática era concreta (la accesibilidad), la medición de tiempos para garantizar la ecuanimidad restó frescura.

La primera ronda de intervenciones, con siete minutos por candidato, se hizo pesada. La mayoría se limitó a leer su programa sin tener en cuenta las intervenciones de los demás y casi todos coincidieron en sus propuestas: la necesidad de buscar la transversalidad o la puesta en marcha de una comisión de trabajo, amén de apuestas concretas por barrios, casco histórico y zonas verdes.

Ramón Carballo habló de cuatro ejes de su programa respecto a la inclusión, entre los que destacó un plan para conseguir una ciudad inclusiva; Méndez quiere seguir trabajando en la misma línea y prometió dos ascensores más para Conde Fontao y Avenida das Américas; Chorén quiere un Lugo cota cero; Arroxo se comprometió a terminar con los tapones urbanísticos; Louzao trabajará por una ordenanza más integradora y mejoras significativas para el transporte público; Portomeñe centró su propuesta en la necesidad de un plan director y la tolerancia cero contra las infracciones.

Solo la periodista Ángeles Fernández, la moderadora, fue capaz de romper el tedio con su naturalidad en el salón de actos del Uxío Novoneyra. «Este é un traballo moi incómodo», tuvo que soltarle a Xosé Chorén tras advertirle por segunda vez que se estaba excediendo del tiempo acordado. Fernández ya se había metido al auditorio en el bolsillo tras una entrada algo atropellada, consciente de que llegaba tarde, y anunciando fallidamente el orden de intervención. «Aquilino, non me volvas a chamar», dijo a modo de disculpa en el tercer equívoco, interpelando directamente al responsable de Auxilia, también en la mesa.

El tono fue correcto y amable, sin interrupciones durante las intervenciones de cada uno de los ponentes, casi como si hubieran firmado un pacto de no agresión. Solo dos dardos aportaron algo de picante a la «contienda» y recordaron que el rival a batir para cinco de las seis formaciones en las próximas municipales es precisamente el partido que lidera Lara Méndez.

Dos dardos

Esas tiranteces llegaron tras un reproche de Portomeñe por la pasarela del Ángel Carro y otro de Olga Louzao sobre la falta de personal en los Servicios Sociales del Concello. «Es mentira», articuló el portavoz de ACE con una sonrisa y negando con el dedo cuando la alcaldesa aseguró que en la pasarela proyectada sobre la Nacional para comunicar el estadio lucense hay zonas de descanso. «Que non se movan as cabezas», replicaba la de Ciudadanos tras argumentar que el Concello tenía capacidad de contratación de personal y la regidora meneaba la suya. Aquilino González y Portomeñe protagonizaron lo más parecido posible a un debate, cuando entre ambos le buscaron pros y contras a la retirada del adoquinado en la Ronda da Muralla.

«Sabemos que la ciudad ha dado un cambio en los últimos años en materia de accesibilidad, pero ¿hasta qué punto? ¿Nos hemos estancado?», lanzaba Aquilino González al aire para intentar agitar la charla. Pocas conclusiones comunes hubo al respecto. Méndez argumentó que la crisis paralizó muchas cosas que poco a poco vuelven a coger velocidad mientras para la oposición, la respuesta es sí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El primer debate de las municipales va de accesibilidad