Hacer del campo una industria

Sara Carreira Piñeiro
Sara Carreira REDACCIÓN / LA VOZ

LUGO CIUDAD

ALBERTO LÓPEZ

Los titulados en Enxeñaría Agrícola encuentran trabajo antes de terminar el máster superior. El futuro pasa por la producción hortofrutícola y la transformación alimentaria

04 ago 2019 . Actualizado a las 17:14 h.

La ingeniería agrícola tiene una raíz profunda en Lugo. Comenzó la escuela en 1967, para seguir ampliándose hacia Agrónomos, Forestales y Montes, y finalmente todo se unió en la escuela politécnica, a la que también se sumó la Ingeniería Civil y la Topografía, una titulación que se extinguió pero que ha dado paso a Robótica, que comenzará el próximo curso. A todo lo anterior se añade ahora, ya desde este curso, el grado interuniversitario de Paisaxe. No es de extrañar que todo ello forme el Campus Terra de Galicia.

Los cambios que ha supuesto Bolonia afectaron a la organización de la escuela, y la parte agrícola no es una excepción. Ahora mismo esta titulación se llama Enxeñaría Agrícola e Agroalimentaria y tiene cuatro especialidades (que se llaman menciones), de las que tres son agrícolas (Explotaciones Agropecuarias; Hortofruticultura y Jardinería; y Mecanización y Construcciones Rurales) y una agroalimentaria (Industrias Agrarias y Alimentarias).

Como los dos primeros años son comunes, los alumnos tienen tiempo de decidir si prefieren dedicarse a la producción o a la gestión (industrial). El coordinador del grado, Adolfo López Fabal, advierte a los estudiantes que naveguen por la web de la facultad, que tengan en cuenta que cuando a partir de tercero vean asignaturas optativas, estas no siempre son posibles: dependiendo de cada una de las menciones escogidas, se pueden hacer unas u otras materias, y la especialidad está marcada por cuatro o cinco asignaturas. También recuerda que para ser ingeniero superior hay que hacer el máster de Agrónomos, que dura dos años.