Tres años después de inaugurarlo, el auditorio continúa sin estrenar

La Xunta espera que la instalación del equipamiento termine a finales de mayo


LUGO / la voz

Han pasado ya tres años desde su inauguración y el nuevo auditorio para Lugo sigue sin abrir sus puertas. El 20 de abril del 2016 el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, visitaba el fin de las obras del espacio cultural. Se habían invertido 20,6 millones de euros. Eso sí, faltaba el equipamiento y la carrera para evitar que el edificio se convirtiese en otro gigante vacío se fue dilatando en el tiempo. Desde que la administración autonómica y el Concello firmaron el convenio para desatascar el asunto, se ha cumplido ya año y medio.

La luz empieza a intuirse al final del túnel. La Xunta asegura que se adelantarán casi un mes al plazo de entrega previsto y son optimistas con que la instalación pueda estar finalizada en los últimos días del próximo mes de mayo, antes incluso de la cita con las urnas. Quedarían por instalar los textiles, que los han dejado para el final, y una limpieza general antes de poder entregar el auditorio. Explican desde el gobierno autonómico que ha sido la preinstalación del cableado de los nuevos equipos lo más laborioso de los trabajos.

Balseiro anunciaba en septiembre del 2018 que destinarían, para la dotación del equipamiento para el nuevo auditorio, 2,1 millones de euros (frente a los 3,5 previstos en un primer momento) y que el plazo de ejecución de los trabajos sería de ocho meses. Se confiaba para el cometido en una empresa con experiencia en el sector, que además de los requisitos previstos en el concurso de licitación, proponía otro buen puñado de mejoras que dotarían al auditorio lucense de una de las instalaciones culturales punteras del país. Ha sido precisamente la Xunta de Galicia la principal impulsora de esta obra: cedió los terrenos, financió su construcción y se ha encargado de costear el equipamiento. Eso sí, a cambio el Concello de Lugo ha perdonado el IBI de varios edificios del SERGAS en la ciudad. Algo que ha despertado diferencias entre la oposición.

El pleno municipal del pasado mes de marzo debatió largo y tendido acerca de este nuevo espacio. Ciudadanos llevó una proposición para «ajustar» la cantidad aportada por el Concello al coste real del equipamiento. El PP buscaba la creación de una comisión para empezar a estudiar la nueva programación del espacio. La formación naranja reprochaba al equipo de gobierno haber «perdonado» el IBI de varios edificios por valor de 3,6 millones de euros cuando la dotación había resultado finalmente por 1,5 millones de euros menos. La alcaldesa, Lara Méndez, aseguraba que en la redacción del convenio quedaba claro que lo que tendría que aportar Lugo era la cantidad «equivalente» a la pagada por la Xunta para el equipamiento. Finalmente, la propuesta de Ciudadanos salió adelante y la de los populares no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Tres años después de inaugurarlo, el auditorio continúa sin estrenar