Guerra entre la Xunta y el Concello por la parálisis de las obras en Lugo

Balseiro acusa al Gobierno local de bloquear las licencias y este le devuelve la pelota


LUGO / la voz

La parálisis de las obras en Lugo ha entrado de lleno en la campaña electoral. Varios proyectos previstos se encuentran en estos momentos atascados por cuestiones burocráticas: el centro de salud integral para el barrio de la Residencia, las obras de mantenimiento de la Muralla y su tratamiento con herbicidas, la construcción del nuevo colegio para el Sagrado Corazón y la estación intermodal. La Xunta acusa al Concello y el Concello, a la Xunta.

Ayer el delegado territorial del Gobierno autonómico, José Manuel Balseiro, cargaba en una rueda de prensa contra la administración local. Dejaba caer que al Concello no le interesa que comiencen obras importantes proyectadas por la Xunta en Lugo y que las está «paralizando». «Estamos en período electoral e non lles interesa que estas obras comencen con axilidade», acusaba.

Argumentaba que de lo contrario es «imposible» que aún no hayan llegado las licencias de las que dijo están pendientes para acometerlas. Explicaba en concreto que la demora del permiso para actuar en la limpieza de la Muralla, de prolongarse, podría incluso impedir la realización de los trabajos porque en breve comenzará el período de nidificación de los vencejos.

Antes de hacer el «ridículo»

La respuesta no tarda en llegar. Fuentes del Gobierno municipal le recomiendan a Balseiro que antes de ponerse en «ridículo» le consulte a los técnicos de la propia Xunta, con los que dicen estar trabajando bien.

Explican que para el colegio Sagrado Corazón todavía no han tramitado la licencia porque necesitan que termine el proceso de adjudicación para dotarlo de servicios. Admiten que ese trámite sí les corresponde, que está en proceso y que esperan sacarlo adelante a finales de mes o principios del que viene. El centro tiene comprometidos 4,3 millones de euros y está previsto que entre en servicio en el curso 2020-2021. Es el único caso, según la administración local, donde la pelota está en su tejado. El resto de las licencias dependen de informes, autorizaciones y otro papeleo que depende del propio Gobierno autonómico.

Recuerdan desde el Concello de Lugo que para la licencia de tratamiento con herbicidas en la Muralla hace falta que les llegue antes la autorización de Patrimonio al proyecto de control arqueológico. No es habitual, pero explican que para la eliminación del verde que ha crecido y daña el monumento, este año, la Xunta ha pedido un permiso conjunto con la restauración de uno de los cubos. Antes de expedir la licencia necesitan que sea la propia Xunta la que se pronuncie primero. Además, desde el Concello manifiestan su desconcierto, porque es la primera vez que la Xunta pide permiso para acometer la limpieza de hierbas en la Muralla.

El centro de salud integral que espera el barrio de la Residencia se atasca también entre papeles. El Concello dice que para autorizar la obra necesita primero un informe que le han requerido a Cultura, porque en la zona de actuación hay elementos catalogados en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM).

Algo más enrevesada es la cuestión de la intermodal, ahí se han atascado en un paso previo: el protocolo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Guerra entre la Xunta y el Concello por la parálisis de las obras en Lugo