«La jueza De Lara algo no hizo bien»

Los exalcaldes de Ourense y Lugo, dos de los afectados por los grandes retrasos de la magistrada lucense, valoran negativamente la actuación de la instructora sancionada


lugo

Las principales operaciones que tiene abiertas la jueza Pilar de Lara, sancionada sin funciones durante siete meses y un día, arrastran espectaculares retrasos. A los diez años que le llevó cerrar la pieza principal de la Carioca, una trama relacionada con la prostitución y las fuerzas de seguridad, hay que añadir que lleva siete años con la Pokémon, seis con la Pulpo, casi cuatro con la Cóndor y otros tantos con la del Garañón. A pesar de tener jueces de apoyo y también funcionarios, en varias ocasiones otras investigaciones suyas superan los cinco años de instrucción.

Hay por lo menos doscientas personas que figuran como investigadas en las macrooperaciones que montó la jueza y que tiene sin terminar. Aún desconocen si el fiscal las acusará y, por tanto, tendrán que sentarse en un banquillo o si, por el contrario, acabarán siendo eximidas. «Algo no hizo bien», dijo ayer el exalcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, uno de los primeros políticos investigados por la jueza. Otras personas seguidas por De Lara optaron por mostrar cautela y aguardar a que haya una resolución definitiva.

El exconselleiro de Industria de la Xunta, durante el bipartito, Fernando Blanco, cuya causa quedó archivada después de permanecer bastante tiempo en el despacho de De Lara mostró ayer su satisfacción por el hecho de que hubiese mecanismos de control sobre determinados profesionales. «É bo saber que en calquera corpo os mecanismos de control funcionan e se toman decisións», indicó.

El abogado del exconselleiro fue uno de los que presentó una queja al Consejo General del Poder Judicial por considerar que los incumplimientos de la jueza eran graves. «Nós entendemos -dijo Blanco- que o proceso se retrasaba de xeito inxustificado e presentamos a queixa, que foi aceptada e deu lugar, xunto con outras, á inspección que agora deu como consecuencia a sanción». En otro momento de la conversación añadió: «A maioría dos profesionais, sexan xuíces, fiscais, profesores, médicos... fan o seu traballo á perfección e con profesionalidade. No caso dos que non o fan, é onde hai que actuar».

El exalcalde socialista de Ourense, Francisco Rodríguez, detenido en su momento por orden de De Lara en la operación Pokémon, dijo ayer que, de momento, no podía opinar en relación a la sanción por no ser firme. «Estas cosas -recordó- las miro de reojo por todo lo que me ha sucedido y hacer declaraciones no me parece oportuno. Supongo que ella (la jueza) algo no hizo bien cuando está sancionada. Está claro que si algo no hizo bien nos afectó a todos los que estábamos implicados, no solo a mí, sino a todo el mundo. Yo lo que voy a hacer es seguir defendiendo mi inocencia, igual que vengo haciendo desde hace ocho años y las sensaciones que hoy tengo no son e alivio sino negativas, las mismas que conservo desde hace ocho años».

José Ramón Gómez Besteiro, el expresidente de la Diputación de Lugo y exsecretario xeral del PSdeG, incluido en la operación Pulpo, declinó hacer declaraciones. En cambio sí se pronunció su abogado, Cándido Conde Pumpido, que en su momento mantuvo una gran polémica con la jueza. «Confío en que si se confirma la pérdida de destino de la titular del juzgado lucense otro juez analice de una forma diferente y desde una perspectiva de objetividad la situación procesal del ex secretario general de los socialistas gallegos». Añadió además: «En base a esa perspectiva de objetividad tendría que decretarse el sobreseimiento de la causa. Cada vez que las causas de De Lara han pasado por manos de otros jueces y tuvieron que decidir, la mayoría de las veces no vieron los delitos que ella si apreciaba».

El exalcalde socialista de Lugo, José Clemente López Orozco, es otro de los que está pendiente de las largas investigaciones de De Lara. Ayer colgó en su cuenta de Twitter una frase de Willi Brandt: «Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen». Además, Orozco planteó un deseo: «Que a Xustiza faga xustiza. E que non teña que esperar nin a centésima parte do que eu levo esperado, sabendo que son inocente».

El exconcejal del Partido Socialista de A Coruña José Nogueira, que lleva imputado en la operación Pikachu, una derivada de la Pokémon, desde el 2013, considera que el día de la sanción a De Lara fue «un día para alegrarse porque se ha hecho algo de Justicia. Aunque no toda, porque que lo que ha hecho a esta mujer a cientos de personas es lo menos parecido a la Justicia que hay», informa Xosé Gago.

La denominada Plataforma contra a Impunidade do Caso Carioca convocó para el miércoles, a las 8 de la tarde, una concentración de apoyo a la jueza.

La magistrada que acabó bloqueándose entre montañas de papeles

lugo

Hace aproximadamente doce años que la jueza Pilar de Lara Cifuentes (Cartagena, 1968) se hizo cargo del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo. Hasta su llegada, en la ciudad de las murallas jamás hubo tantas y tan sonadas operaciones judiciales. Quizás ninguna de las casi mil personas que salieron a la calle en manifestación para defenderla a ella y otra compañera, en el otoño del 2011, creyese que a día de hoy tendría una sanción, que le puede acarrear graves consecuencias, por los retrasos en las investigaciones. Era difícil de imaginar que tardaría diez años en acabar la operación Carioca, promovida para desarticular la corrupción en los burdeles y la explotación sexual de mujeres, y que el proxeneta al que persiguió con tanto ahínco esté en la cárcel no por esa causa, sino por un presunto maltrato a la que fuera su esposa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

«La jueza De Lara algo no hizo bien»