¿Te gusta que te den nalgadas?


Si para algunos un cachete en el trasero es como un castigo que les puede recordar situaciones desagradables de la infancia para otros puede resultar algo erótico.

Esta práctica sexual, aunque sea muy distinta a lo que conoces, tiene su explicación y razón de existir para quien la practica. Una razón puede ser que las vibraciones que emite en el propio cuerpo debido a una nalgada suave pueda resultar terriblemente placentera.

Una sesión de nalgadas ocasional no es lo mismo que una relación de sexo extremo o BDSM, ya que este último implica una intensidad de fuerza mayor.

Quienes practican la sumisión-dominación viven escenas de: humillación, sometimiento, ataduras, o juegos de sexo duro, etc.

Son muchas las parejas que usan desde el principio de sus juegos sexuales las nalgadas o lo comienzan a innovar cuando llevan tiempo, siendo un adorno más de la relación sexual.

Los glúteos

Acumulan mucha tensión y atracción. La simbología de esta acción (el cachete) radica en que de alguna manera ese acto implica una marcación del territorio.

Es un acto de dominancia, tanto lo pueden ejercer los chicos como las chicas, pero habitualmente quienes reciben ese cachete, son las chicas. El sexo tiende a sacar el lado más salvaje de uno mismo y existen personas que se expresan mejor cuando están entre sábanas que con palabras.

A los hombres les atrae enormemente la parte donde la espalda pierde su nombre: los glúteos, para ellos una nalgada es un acto de «eso es mío y yo soy muy macho».

Casi es una práctica y fluye en función de los gustos y preferencias de esa pareja.

El trasero es una zona erógena, sus nervios se encuentran cubiertos por profundas capas de grasa, es por eso que las nalgadas cuando son algo más fuertes se activa esta eroticidad.

Spanking  Exprés

Generalmente se recurre a este tipo de “cachete” cuando estás a punto de llegar al orgasmo. Hay muchas parejas que lo integran de la forma más natural en su vida sexual y en determinadas posturas, sobre todo cuando él está por detrás y tiene más facilidad de maniobrar, con esa nalgada en el trasero de su pareja.

Hay personas que les parece algo desagradable o agresivo, y ni tan siquiera se lo plantean como un juego a tratar dentro de sus mundo sexual.

Stop

Si por un casual quieres probar con tu pareja a ver cómo te sientes es importante que marquéis una palabra que al decirla ese juego rudo se acabe. No solo se suelen dar las nalgadas con la mano, también pueden usarse paletas de madera o látigos, eso va en función del gusto del consumidor.

¿Qué palabras debéis usar? Pues las que ambos previamente acordéis en usar y os sirvan para detener ese azote al momento.

10 Consejos a tener en cuenta

1. Háblalo antes de probarlo. Siempre debéis estar los implicados de acuerdo.

2. ¡Cuidado con la fuerza empleada!, le darás un cachete a un trasero, no un punching de boxeo.

3. Después de probar, comentad cómo os sentisteis, recibiendo y ofreciendo esa nalgada.

4. Hablad del límite de intensidad y duración, y hasta donde podéis y queréis llegar.

6. Nunca recibas una nalgada por dar el gusto al otro. Al final se lo acabarás echando en cara y será un motivo para una desavenencia.

7. Intercala un ritmo lento, con un ritmo irregular, eso excita más.

8. Las pausas generan anticipación y con ello una ligera tensión que resulta inquietante.

9. Ensaya la fuerza que vas a ejercer en un cojín, e ir de menos a más para luego ver como podría ser ese impacto en el trasero del otro.

10. Lo importante es excitar a tu pareja de una manera distinta y que sea algo participativo para los dos y excitante.

¿Tienes alguna duda? Envía tu consulta a: anacastroliz@hotmail.com

Ana Castro Liz. Psicóloga-Sexóloga  www.anacastroliz.es

Sígueme:

FACEBOOK: https://www.facebook.com/ana.castroliz     

INSTAGRAM: @anacastroliz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Te gusta que te den nalgadas?