Ya se ocupan las plazas disuasorias, todavía sin rematar

Dos están completamente rematados, aunque en el resto continúan los trabajos


LUGO / LA VOZ

Ya se pueden ver vehículos en algunos de los siete aparcamientos disuasorios que ha ideado el Concello. La mayoría están a medias, en diferentes fases de construcción, pero eso no impide que muchos conductores hagan uso de ellos con los diferentes peligros que ello conlleva.

El de Alcalde Novo Freire está casi a punto, pero le faltan las vallas perimetrales. Hay un peligroso desnivel en los márgenes y por la noche la falta de iluminación lo hace inseguro. Mientras, el de Alcalde Manuel Portela está a nivel, terminado y en uso, a pesar de que la entrada de los vehículos se planteó en un punto que parece poco adecuado, entre un paso de cebra y un stop.

No hay coches en el de Rúa do Buxo, nivelado y con la primera capa de asfalto, aunque en la calle adyacente parece haber suficientes plazas libres.

Jacinto Calvo es uno de los dos, junto con Paradai de Arriba, que están más verdes y que se abrirán más tarde. Problemas en el pavimento retrasaron los trabajos, aunque el de Jacinto Calvo está abierto a pesar de los socavones. El fin de semana, el de Reverendo Xosé Fernández Núñez tenía todavía la valla de obra, pero es el más acondicionado y al de Pedro González López lo flanquean unas escaleras amenazantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ya se ocupan las plazas disuasorias, todavía sin rematar