As Dores cumple su primer centenario

La comunidad parroquial, con el obispo al frente, lo celebró con una eucaristía


Lalín / La Voz

La iglesia parroquial de Lalín cumplió ayer cien años y lo celebró con sus fieles. En su homilía, el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, destacaba que no solo son los cien años de un edificio, «senón tamén da xente que lle deu vida e das persoas que pasaron por aquí» durante ese tiempo y que formaron parte de la comunidad. «Non se pode perder ninguén», apuntaba monseñor, que pidió a los fieles «axuda para que siga moitos anos máis». Fue un día de San José como ayer el día de la inauguración del templo que ayer fue engalanado para la celebración de este efeméride. De ahí que Alfonso Rouco aludiese a San José «o patrón protector e cuidador da casa». Una casa, la iglesia, que recordó., «ten a porta aberta a todos». Al finalizar la eucaristía, el obispo, el párroco de Lalín, Marcos Torres, y todos los asistentes a este acto que reunió a vecinos y representantes políticos de distinto signo hubo foto de familia para conmemorar esta histórica fecha. Entre los asistentes se encontraba el alcalde de Lalín, Rafael Cuíña y el portavoz municipal del PP, José Crespo, junto a otros representantes de la corporación local. Tras el posado, muchos vecinos y familias departieron con el obispo que aprovechó para enseñarse a los niños de cerca el báculo y explicarles algunas cuestiones de él.

Lalín está siendo cuna de vocaciones, en una época en la que escasean. Para el obispo «so se recolle onde se sementou e en Lalín hai moito traballo detrás, e sen o traballo cotidiano non se pode, desexamos que siga sendo así e si non houbera tanto traballo como o que se fixo non habería tantos froitos».

Una iglesia llena de vida que pasa por un momento de renovación

Alfonso Carrasco destacaba la vida que tiene la parroquia lalinense explicando que «na igrexa sempre temos o espectáculo dos novos inicios, sempre hai xeneracións novas que recomenzam, é como nas familias; na igrexa nótase esta renovación, este volver a comenzar é en Lalín creo que están nunha etapa moi bonita despois de etapas moi importantes que viviron con grandes sacerdotes, de recomenzar e de renovar a vida da zona de forma diversa». «Agora teremos que estar xuntos mellor, buscar as maneiras de colaborar, máis que en outros momentos. Temos como reto buscar as maneiras de reunirse e que non se quede sola a xente nas parroquias pequenas». Un reto al que se suma el de atraer a los jóvenes.

A los jóvenes sacerdotes como el párroco de Lalín, Marcos Torres, le pide «que traballen ben» destacando su labor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

As Dores cumple su primer centenario