El antiguo hospital de San Miguel estará listo para el año santo 2021

La Xunta estudia qué usos futuros dará al edificio antes de concretar el proyecto


lugo / la voz

El antiguo hospital de San Miguel, que languidece desde hace años en pleno barrio de A Tinería, será reformado antes del 2021, fecha del próximo año santo jacobeo. Esa es, al menos, la hoja de ruta que se ha marcado la Xunta de Galicia, propietaria del inmueble. El pasado mes de febrero el grupo de gobierno respondió a una pregunta en el Parlamento de Galicia explicando que trabaja en un proyecto para dotar de una nueva vida la deteriorada edificación con vistas al próximo año santo compostelano. Bien es cierto que hace más de una década había anunciado una rehabilitación que no llegó a cristalizar. El edificio ya ha generado más de un enfrentamiento entre Partido Popular y PSOE en el Parlamento.

Turismo de Galicia y el Instituto Galego de Vivenda e Solo están barajando cuáles pueden ser los usos futuros del edificio, y será una vez que se decida el contenido cuando buscarán las soluciones de rehabilitación, ya que el objetivo es que se adapte la reforma del inmueble a su finalidad.

En un primer momento la Xunta había decidido que el edificio albergase un centro de estudios jacobeos, pero esta opción parece desestimada teniendo en cuenta que en las inmediaciones ya existe un albergue y un centro de interpretación del Camiño Primitivo. Lo que está totalmente descartado, por la naturaleza del inmueble, es que vaya a destinarse a viviendas.

El antiguo hospital cuenta con una casa-torre medieval y una vivienda en forma de «ele» cuya construcción data de una época posterior, tiene tres niveles edificados y unos 110 metros cuadrados.

El antiguo hospital de San Miguel se encuentra pegado a las escaleras interiores de acceso a la muralla y lleva más de tres lustros esperando que le insuflen una nueva vida. Mientras, la maltrecha edificación ha continuado su camino hacia la ruina, empeorando además su imagen las pintadas que le afean.

Fue en el 2002 cuando la Xunta amagó con rehabilitarlo. En ese momento se encargó el proyecto para crear el centro de estudios jacobeos, la previsión era que estuviese listo en año y medio, pero cayó en saco roto y la crisis acabó cortando el grifo. De aquella idea inicial hoy se conservan los deteriorados y pintarrajeados letreros indicativos. Nada más.

Hace más de una década se ideó un centro de estudios jacobeos que no se ejecutó

La oficina de turismo y el centro de interpretación de la muralla, al Pazo de Dona Urraca

El Pazo de Dona Urraca es considerado por muchos el emblema del abandono que vivió el barrio de A Tinería durante décadas. Un edificio que, al igual que el antiguo hospital de San Miguel, lleva años a la espera de que lo rehabiliten. Mientras, las grietas amenazan los laterales del edificio, con el consiguiente temor de los vecinos.

Desde la Xunta sostienen que ya hay suscrito un convenio en firme entre la Axencia de Turismo de Galicia y el Instituto Galego de Vivenda e Solo que pretende llevar a cabo nuevos trabajos de rehabilitación, promoción y dinamización en A Tinería, y uno de esos es el Pazo de Dona Urraca, a donde pretenden trasladar la actual oficina de turismo que la Xunta tiene a escasos metros, así como el Centro de Interpretación do Camiño Primitivo.

El contenido del que dotar al pazo ha ido alterándose a lo largo de los años. En el 2005 el bipartito apostó por un proyecto para construir un centro social, viviendas y un instituto de estudios sociales que abarcaría más que ese solar. El cambio de gobierno dio al traste con esa idea y durante los últimos años se barajó también crear en él una cinemateca gallega.

Una apuesta rehabilitadora en la que se han invertido 25 millones

Fue en el año 2001 cuando la Xunta puso en marcha el denominado Plan da Tinería, una iniciativa pensada para recuperar urbanísticamente el barrio y, a partir de ahí, fomentar su cambio de rumbo. Desde entonces, según datos de la administración autonómica, se han invertido más de 25 millones de euros en rehabilitar 36 edificios que permitieron reformar 87 viviendas y más de una veintena de locales comerciales.

A mayores, a través del programa ARI (Área de Rehabilitación Integral) del Casco Vello, que cuenta con financiación de la Xunta y del Estado, se han invertido otros 2,6 millones de euros desde su puesta en marcha en 1998. Las cifras son muy importantes, pero todavía queda tarea que hacer tanto en el plano rehabilitador como en el social.

De las 87 viviendas de promoción pública en alquiler rehabilitadas y que la administración autonómica adjudicó, tres se están reparando, al presentar desperfectos, y una más está en proceso de adjudicación.

Dentro del plan Rexurbe, la Xunta adquirirá tres nuevos inmuebles para rehabilitarlos. Dos están en la rúa Catedral y uno en el Carril dos Fornos. Entre la adquisición y la reforma de las tres viviendas la administración autonómica invertirá otros 320.000 euros. Luego se pondrán en alquiler.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El antiguo hospital de San Miguel estará listo para el año santo 2021