«El Breogán no se volcó con la cantera»

Suso Fernández destaca que la respuesta de la afición refleja la pasión local por el baloncesto


LUGO / LA VOZ

La lista de equipos en los que jugó Suso Fernández en su carrera deportiva se compone de seis clubes. Tres de ellos -el Estudiantes, el Versalles y el Breogán- son o fueron de Lugo, lo que parece valer claramente para mostrar el arraigo del deporte de la canasta en la ciudad.

-Lugo ha sido una ciudad de baloncesto. ¿Lo es aún?

-Está demostrado que sí. Se ha vuelto otra vez a la ACB, y el pabellón está repleto. Se podía haber perdido algo de afición, pero no ha sido así. En el momento en que el equipo está ahí otra vez, no hay más que ver cómo está el pabellón. Se cumplieron 50 años de la fundación del Breogán: algo quiere decir eso. La demostración de la afición ahí está.

-Usted, Tito Díaz, Manel Sánchez o Tito Real jugaron en el Breogán siendo de Lugo. ¿Cree que se ha perdido ese vínculo entre la gente de la ciudad y el club?

-Manel [Sánchez] y yo tuvimos que demostrar que valíamos yéndonos fuera de Lugo. En mi caso, en el OAR Ferrol tuvimos años buenísimos. Aquí no hubo esa apuesta por dar oportunidades a la gente de casa. El mérito de aquel año del ascenso [se refiere a la temporada 1983-84, en la que el equipo volvió a la máxima categoría] fue que había bastante gente de Lugo. Realmente, nunca hubo esa relación; el Breogán no se volcó con la cantera. Parece como si tuvieras que demostrar fuera lo que valías.

-¿No parece una mala práctica la de prescindir de la gente de casa?

-Por supuesto que sí. El año del ascenso y los siguientes, éramos cuatro de Lugo en una plantilla de diez personas, e hicimos la mejor temporada de un club en el baloncesto gallego. El Breogán se manejó mucho tiempo con gente política. Con todos los veteranos que somos de aquí o que acabaron siendo de aquí no hubo ligazón ninguna. En otros clubes la gente que destacó siempre acaba ligada al equipo; aquí no hubo esa mentalidad. Curiosamente, los mejores años del Breogán fueron con [Antonio] Seral, que era un hombre de baloncesto. Es cierto que en aquella época, con plantillas nacionales y con uno o dos extranjeros, había más campo; y si esos nacionales son de casa, para la afición resulta un incentivo. Hoy se ha profesionalizado el deporte de tal manera que eso parece inviable.

-¿Qué haría falta para que se viese la aportación de los antiguos jugadores como un activo?

-Como se dice popularmente, xa pasou o sol pola porta. Yo, por ejemplo, ahora estoy un poco desfasado; no sé los demás. Lo que sí veo es que el club se desvinculó de los veteranos, no sé por qué. Nunca se buscó apoyo en la gente veterana; es algo que tendría que haberse hecho ya.

-En otros clubes hay jugadores que al retirarse pasan al área técnica o a la directiva. ¿Siente algo de envidia?

-Si quitas a Antonio Seral, no se ha hecho eso aquí. Es una tristeza. Si juegas, conoces gente, conoces el club por dentro... No es lo mismo que vaya a un sitio alguien con un cierto conocimiento a que vaya una persona aficionada. El club dependía de la Diputación; supongo que eso no es incompatible porque hay que sacar el dinero de algún sitio, pero eso no implica que no tengas gente que sepa.

(Origen. Nació en Lugo en 1957.

Trayectoria. El Estudiantes, el Obradoiro, el Versalles (Lugo), el OAR Ferrol, el Breogán y el Ribadeo fueron sus equipos.

Situación actual. Trabajó en la Agencia Tributaria, está jubilado y vive en Lugo).

Contacto con los aficionados en la calle de los vinos y amigos en Ferrol, Santiago y Ribadeo

Para Suso Fernández, jugar en un equipo supone crear con el entorno un vínculo que va más allá de lo deportivo. «Yo viví la época dorada del OAR, y Ferrol era mi segunda casa. Si como jugador lo das todo, hay ese vínculo. Yo soy de Lugo y siento el Breogán; pero también siento mucho el OAR, porque salí de aquí sin ser nadie», explica.

«En un sitio como Lugo, pequeño, nos conocíamos todos; el contacto con la gente era una pasada. ¿Qué contacto hay ahora? No lo hay. Antes íbamos a los vinos, y se creaba un vínculo importante», cuenta. Su trayectoria deportiva, además de Ferrol, incluyó, fuera de Lugo, Santiago al principio y Ribadeo al final. «Te quedan las amistades, la buena gente... En lo deportivo te queda la satisfacción de haber hecho grandes cosas: ascensos a la ACB, buenas clasificaciones... Eso te llena un poco de orgullo, es la sensación del deber cumplido», dice.

Fernández admite que hoy está un poco desvinculado del baloncesto de las categorías inferiores, aunque pese a ello cree que el interés no se ha perdido. «Está claro que hay afición al baloncesto en Lugo. Si salimos en su momento nosotros, ¿por qué no va a salir más gente? Pero tampoco puedo opinar a fondo porque estoy desvinculado. Lo que está claro es que la relación Breogán-cantera nunca se mimó», explica. Reconoce que un equipo pequeño está expuesto a que se marche un joven que destaca; pero eso, opina, «es una manera de tirar para adelante».

 «Si salimos en su momento nosotros, ¿por qué no va a salir más gente?»

Fernández admite que hoy está un poco desvinculado del baloncesto de las categorías inferiores, aunque pese a ello cree que el interés no se ha perdido. «Está claro que hay afición al baloncesto en Lugo. Si salimos en su momento nosotros, ¿por qué no va a salir más gente? Pero tampoco puedo opinar a fondo porque estoy desvinculado. Lo que está claro es que la relación Breogán-cantera nunca se mimó», explica. Reconoce que un equipo pequeño está expuesto a que se marche un joven que destaca; pero eso, opina, «es una manera de tirar para adelante».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«El Breogán no se volcó con la cantera»