Domingo negro en la estación de Lugo

Se averiaron dos trenes y un tercero salió hacia Coruña con gran retraso


lugo / la voz

Viajeros de Renfe vivieron el domingo una tarde caótica en una jornada negra en la estación de Lugo. Se estropearon dos trenes y un tercero se puso en marcha con más de cincuenta minutos de retraso. Los afectados se quejaron a través de las redes sociales de la falta de información que recibieron. Uno de los pasajeros contó que lo único que les dijeron fue que se metieran para dentro de la terminal para no pasar frío porque la espera iba para largo.

Cronológicamente, el primero de los problemas se produjo sobre las cinco de la tarde del domingo cuando el Alvia 4325 de Madrid a Lugo quedó detenido en Vilariño de Conso (Ourense), según Renfe, por una incidencia técnica. El convoy reanudó su marcha posteriormente con 27 minutos de retraso. En el trayecto fue recuperando tiempo y llegó a la ciudad lucense con una demora de 13 minutos.

En el Alvia llegaron viajeros que tenían como destino otras estaciones de la ruta hacia A Coruña que debían hacer transbordo en un media distancia que sale de Lugo un poco antes de la ocho de la tarde. Este convoy no llegó a arrancar a la hora prevista y algunos viajeros no quedaron satisfechos con la información recibida..

El segundo tren que se estropeó fue el tren hotel A Coruña-Barcelona, que parte de la capital herculina a las seis menos cuarto de la tarde. Cuando circulaba por Oza dos Ríos se estropeó la locomotora y la composición quedó sin poder moverse.

Desde Renfe explicaron que habilitaron un plan de transporte alternativo que consistió en trasladar por carretera a los viajeros hasta Zaragoza. Los que tenían como destino final la ciudad condal fueron llevados desde esta ciudad en un convoy de alta velocidad.

Alguno de los viajeros afectados contó que estuvieron «tirados» en la estación de Lugo hasta pasadas las nueve y media de la noche con una información que consideraron muy deficiente. Otros lamentaron tener que hacer el largo recorrido nocturno en autobús que consideran más incómodo que el tren.

En el convoy que se averió en Oza viajaba un maquinista y un interventor que debían hacerse cargo del media distancia Lugo-A Coruña para salir a las 19,59. Los dos empleados de la compañía llegaron tarde a la estación de Lugo y el convoy partió con un retraso de 54 minutos. Según Renfe, la demora de este tren a su paso por la estación de Rábade fue de 60 minutos «por incidencia técnica».

«Pasando frío»

«Estación de Lugo. Ducias de persoas nas vías pasando frío. Agardan un tren cara a Coruña que seica avariou. Pasan os minutos e cero información. Dinnos despois de 20 minutos que o retraso é de 50 minutos», escribió un viajero en su cuenta de Twitter. La misma persona contó que viajaba en el Alvia de Madrid que se estropeó «e nin se nos avisou do motivo da parada, nin despois ao chegar a Lugo; ninguén de Renfe se dirixiu ás ducias de persoas que agardamos para facer transbordo á Coruña».

Las quejas en las redes sociales dieron lugar a que alguno de los internautas lanzase una pregunta con sorna: «¿Hay trenes que van a Lugo?». Otro usuario de las redes recordó que Lugo es la ciudad más periférica de Galicia y sigue sin servicios. No faltó quien catalogase de tercermundista la línea Lugo-Coruña,

Ayer volvió la normalidad, al menos en los principales trenes de la tarde. El tren Hotel de Barcelona llegó puntual a la estación lucense, a las 19,13. El Alvia de Madrid también tenía prevista su llegada en hora, a las 19,37.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Domingo negro en la estación de Lugo