«Los mejores años de mi vida fueron cuando dirigí Cáritas en Lugo»

Desde hace más e 30 años, actúa como lector los domingos en una misa en la parroquia de A Nova


Jesús Cando Freire (Mos - Castro de Rei, 1937) realizó sus primeros estudios en la escuela rural que había en su pueblo en tanto que el bachillerato lo cursaría en los Jesuitas de Zaragoza. Hizo la carrera militar, residiendo en diversas ciudades españolas para finalmente jubilarse como comandante en el cuartel de San Fernando, en Lugo.

Al pasar a la reserva decidió abrir una oficina para asuntos militares, la única que hubo en España y en la que llegó a tener cerca de mil quinientos clientes con problemas relacionados con lo civil y lo militar, que querían solucionar aunque no conocían los pasos a seguir.

Hace unos años, recibió una llamada del entonces obispo de Lugo, fray José Gómez, para proponerle que fuese el delegado del apostolado seglar, aunque a los pocos meses lo nombró también director de Cáritas, por lo que se vio obligado a dejar el primer cargo al conocer el enorme trabajo que se le presentaba en Cáritas, entidad que presidió desde el 2006 al 2009, aunque sigue trabajando para esta oenegé, y además, desde 1995, en unión de su esposa, organiza un rastrillo en mayo y una campaña de Navidad que ubica en la sacristía de la iglesia de A Nova.

Desde entonces han recaudado unos 200.000 euros, destinados a suplir la pobreza de los lucenses.

Entre sus aficiones figura el estudio de la Biblia y de la vida de la iglesia y de la pobreza. En un sentido más lúdico, posee una pequeña huerta en la que trabaja durante los meses de verano.

Los tres elegidos por este activo lucense han sido su casa, la parroquia de A Nova y Cáritas Diocesana.

«Me inclino por mi casa en primer lugar -comenta-, ya que creo firmemente en la familia porque es el tronco de todas las ramas del bienestar. Con la base de una buena enseñanza en casa, los hijos son las futuras gentes de paz, aunque tengo que decir que también gozo al ver a las demás familias unidas, de ahí que me guste mi casa porque es en donde nos juntamos todos».

El segundo lugar favorito de Jesús Cando es la parroquia de A Nova, en la que además lleva de lector de la misa dominical de la una de la tarde desde el año 1987, ya que, como afirma, siempre ha tratado de colaborar con los responsables de su parroquia.

«Me considero un cristiano practicante -explica Jesús Cando-, quizás no todo lo bueno que desearía; pero la iglesia, en este caso mi parroquia, es mi segunda casa, aunque debo decir que soy sensible cuando en la Iglesia se hacen cosas que no están relacionadas con el mandato de Cristo».

El tercer rincón de Jesús Cando es Cáritas, entidad con la que sigue colaborando y que dirigió durante tres años. «Debo reconocer -dice- que los mejores años de mi vida son los que he pasado como director de Cáritas en Lugo, que este puesto me dio la ocasión de valorar el sufrimiento porque hay mucha más gente necesitada de lo que se cree en la calle».

«Desde luego -continúa- fue una responsabilidad que me hizo crecer en muchas facetas de la vida. Quizás pocos trabajos he realizado con tanto cariño como servir a la gente necesitada, aunque siempre se piense que se podría haber hecho mejor».

Destaca también Cando Freire que su responsabilidad en Cáritas le proporcionó además amistades y reconocimiento de su familia por su trabajo, apuntando a su vez que cuando se va en nombre de Cáritas, de cinco puertas a las que se llama, cuatro siempre están abiertas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Los mejores años de mi vida fueron cuando dirigí Cáritas en Lugo»