El Concello tiene lavaderos valorados en 335.000 euros, pero no sabe cuál será su uso

Hay más de 50 repartidos por diversas parroquias y la mayoría se están perdiendo


lugo / la voz

La lavadora mató al lavadero. Esa realidad está perfectamente reflejada en el municipio de Lugo en el que el Ayuntamiento es propietario de más de cincuenta instalaciones de estas características, cuyo uso no está definido. El plan municipal pasa, como primera medida, por salvarlas de la destrucción. Esas viejas «lavanderías» manuales están valoradas en más de 335.000 euros y la mayoría acaban ocultas por la maleza a partir de la primavera, cuando la vegetación alcanza su plenitud.

Prácticamente no hay parroquia del municipio que no tenga un lavadero. En algunas, como es el caso de Santa María de Bóveda, hay por lo menos tres. Por su parte, Santa Eulalia de Bóveda tiene dos inventariados.

La mayor parte perdieron su función. Quedan algunos en los que todavía hay cierta actividad, según refirió el concejal del PP, Manuel López, responsable de los asuntos de la zona rural, que en varias ocasiones denunció el abandono de estas construcciones. «Pasas por xunto dalgunha delas e non percibes a súa existencia porque están invadidas de maleza», expresó. Considera que los lavaderos han de ser preservados por tratarse de construcciones singulares que guardan historias sociales de cada una de las aldeas o parroquias en las que se encuentran.

Manuel López tiene presente que otros municipios, especialmente de la cornisa Cantábrica, llevaron a cabo en los últimos años ambiciosos proyectos de restauración y actualmente ofrecen rutas turísticas sobre patrimonio vecinal, incluyendo en las mismas, relatos históricos relacionados con los encuentros vecinales en este tipo de sencillas construcciones populares. El gobierno local quiere avanzar en este sentido y ya tiene encargados algunos estudios para saber exactamente la situación de cada uno.

Almacenes de leña

Algunos lavaderos que no tienen actualmente el uso para el que fueron concebidos son empleados como almacenes por parte de algunos vecinos. En este sentido, en la zona de Galegos, hay uno que, en algún momento, llegó a servir para almacenar leña. Otros recintos están llenos de basura y presentan múltiples desperfectos.

Fuentes del equipo de gobierno aseguran que el objetivo del Concello es su mantenimiento y cuidado. En los últimos días, explicaron, fue puesto en marcha un plan de mejora municipal, dedicado al mantenimiento de construcciones rurales singulares, entre ellas los lavaderos.

«Ao longo do último ano, o Concello acometeu a restauración de lavadoiros en Ribas do Miño, Soñar, Cuíña, Monte de Meda e Santa María Alta (Meilán). Tamén se melloraron os accesos do de Meilán. Acometéronse, a maiores, numerosas rozas», dijo Miguel Fernández, portavoz del gobierno. El edil recordó que las actuaciones se van produciendo, según la situación de cada instalación que refleje «o estudo que se está a elaborar na actualidade». Este catálogo, esencial para el trabajo en esta materia, podría completarse en las próximas semanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello tiene lavaderos valorados en 335.000 euros, pero no sabe cuál será su uso