La Xunta da el visto bueno al informe para crear una playa fluvial en el Miño

Vigilará la instalación de cuatro piscinas flotantes por si afectan a especies protegidas


lugo / la voz

La Consellería de Medio Ambiente acaba de enviar al Concello de Lugo el informe favorable para que la ciudad tenga una playa fluvial en el Miño. Lo remitió el pasado martes, tres días después de que La Voz de Galicia de hiciese eco de la contestación del Gobierno a una pregunta de En Marea en la que indicaba que todo el expediente estaba pendiente del informe de la Xunta, solicitado hace un año.

La Xunta le da el visto bueno a la propuesta de instalar cuatro piscinas flotantes cerca de la pasarela de N-VI con Alfonso X, en concreto junto a un parque infantil. El Servizo de Conservación da Natureza fue quien emitió el informe favorable, recordando que se trata de un documento sectorial, ya que la autorización definitiva depende de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

Entre los condicionantes habituales que señala Medio Ambiente de la Xunta se advierte en el momento de la instalación de las estructuras flotantes tiene que estar presente personal de la consellería para comprobar que no se van a producir daños a algunas especie protegidas. Por ejemplo son zonas, según indica la Xunta, en las que pueden existir poblaciones de mejillón de río. Otro condicionante que también se advierte es la necesidad de analizar posibles riesgos ante crecidas del río o lluvias torrenciales al ser una zona de corriente no remansada, y de esta forma evitar que la instalación pueda flotar a la deriva.

Como anécdota, desde la Xunta señalan que una vez más no se correspondía la se correspondía a planimetría que presentó el Concello con las coordenadas indicadas. «A Xunta, tras varios intentos de aclaración, resolveu sobre o emprazamento proposto nos planos», señalaron fuentes del gobierno gallego. En un principio, el Concello había presentado a la Confederación una ubicación errónea, junto a la citada pasarela de la N-VI, y que solventó tras el acuerdo al que llegaron en abril del 2018 Lara Méndez y el anterior presidente de la Hidrográfica, pero en la documentación que analizó la Xunta al perecer seguía con el error.

Una cuestión importante que destaca el informa de la consellería es que en principio no haría falta elaborar una declaración de impacto ambiental, lo cual ayudaría a que su tramitación sea rápida y, quizás, este verano Lugo podría disponer de la playa fluvial. Además, la Confederación ahora la preside el Gobierno del PSOE.

El Gobierno dice que la Xunta sigue sin dar el permiso para la playa fluvial

SUSO VARELA

Afirma que el expediente de las piscinas flotantes está pendiente de Medio Ambiente

Los debates en Lugo acerca de la ejecución de una obra de cierta relevancia, ya sea de un gran volumen de inversión o pequeñas cantidades pero farragosas por sus trámites administrativos, se eternizan por múltiples circunstancias que los partidos políticos acaban por utilizar para sus ataques o defensas.

Una de esas obras históricas pendientes en la ciudad es la de una playa fluvial en el río Miño. Después de muchas idas y venidas, anuncios y titulares en prensa, y diferentes ubicaciones que se tuvieron que descartar, el actual gobierno local llegó hace un año pasado a un acuerdo con la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, gobernada entonces por un cargo del PP, para instalar cuatro piscinas flotantes, que estarían operativas entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. Su ubicación estaría junto a un parque infantil del Paseo do Rato, cerca de la pasarela sobre la N-VI, en su margen izquierda.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta da el visto bueno al informe para crear una playa fluvial en el Miño