El Gobierno dice que la Xunta sigue sin dar el permiso para la playa fluvial

Afirma que el expediente de las piscinas flotantes está pendiente de Medio Ambiente


LUGO / LA VOZ

Los debates en Lugo acerca de la ejecución de una obra de cierta relevancia, ya sea de un gran volumen de inversión o pequeñas cantidades pero farragosas por sus trámites administrativos, se eternizan por múltiples circunstancias que los partidos políticos acaban por utilizar para sus ataques o defensas.

Una de esas obras históricas pendientes en la ciudad es la de una playa fluvial en el río Miño. Después de muchas idas y venidas, anuncios y titulares en prensa, y diferentes ubicaciones que se tuvieron que descartar, el actual gobierno local llegó hace un año pasado a un acuerdo con la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, gobernada entonces por un cargo del PP, para instalar cuatro piscinas flotantes, que estarían operativas entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. Su ubicación estaría junto a un parque infantil del Paseo do Rato, cerca de la pasarela sobre la N-VI, en su margen izquierda.

Pero un nuevo atranco se interpuso en el que parecía el fin del conflicto. Así lo acaba de hacer público el Gobierno en respuesta a una pregunta del diputado de En Marea por Lugo, Miguel Anxo Fernán-Vello, quien se interesó por los plazos de puesta en funcionamiento de la playa fluvial.

El Gobierno central responde: «Cabe señalar que actualmente dicho expediente se encuentra pendiente de informe de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio de la Xunta de Galicia, solicitado el 23/03/2018. En función de dicho informe se valorará la posibilidad de someterlo a Evaluación de Impacto Ambiental», para remarcar que le es difícil contestar al diputado de En Marea un plazo para resolver la petición del Concello: «La fecha de la resolución dependerá de la recepción de dicho informe y de su contenido. Como se ha señalado, la autorización se tramita a solicitud del Concello de Lugo, que será responsable de su ejecución».

De esta manera, según el Gobierno socialista, faltaría el informe preceptivo de la Xunta y, además, en función de lo que diga la consellería, se abre la posibilidad de que se necesite hacer otro de impacto ambiental. De ser finalmente así, el retraso en todo el proceso aumentará la incertidumbre de si los lucenses tendrán este verano una playa fluvial en el Miño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Gobierno dice que la Xunta sigue sin dar el permiso para la playa fluvial