Una banda de atracadores intenta robar el dinero del cajero de Caixa Rural de Begonte

Hace menos de un año, un atracador se llevó 20.000 euros de la misma sucursal armado con una pistola

Intentan robar un cajero en Begonte montados en un Porsche Los ladrones no lograron hacerse con el botín pero huyeron antes de que llegara la Guardia Civil

Sobre las tres de esta madrugada, cuatro personas con el rostro tapado intentaron llevarse el dinero del cajero de Caixa Rural de Begonte. Tres de ellos se encontraban en las inmediaciones del cajero que pretendían asaltar con su vehículo (un Porsche Panamera de color oscuro), del que salía una manguera de color amarillo. Se trataba de un gato hidráulico de presión, alimentado por mangueras que suministran desde el coche, un sistema similar al utilizado en la excarcelación de accidentes de tráfico. Una cuarta persona realizaba labores de vigilancia en la carretera.

Tras saltar la alarma, fueron los fuertes ruidos los que alertaron también a los vecinos. Uno de ellos se levantó, encendió la luz y se asomó a la ventana, momento en el que el ladrón vigilante hizo una señal. Todos montaron en el Porsche, dieron la vuelta y huyeron a toda prisa. «Intentaron levar o caixón dos cartos e para iso montaron un bo revuelo, que nos despertou a varios veciños. Non chegaron a levar o botín pero quedou todo aberto e desmontado. Chamamos á Garda Civil e unha patrulla chegou en dous minutos pero foi imposible seguir a esa xente. Tras dar a volta no lavado, deberon pasar por aquí a uns 160 kilómetros por hora e coas luces apagadas», relata un vecino, que explica que a continuación llegaron otras dos patrullas de la Guardia Civil, una de ellas, de Tráfico.

Otra de los testigos acababa de meterse en cama. «Hacía diez minutos que me acostara y escuché golpes pero pensé que serían los trabajadores del bar tirando la basura. Al tratarse de impactos tan exagerados y continuos no me cuadraba, así que me asomé a la ventana y ya vi un coche con las luces encendidas, maletero y puertas abiertas y a cuatro personas. Uno estaba en la parte de arriba vigilando y otros dentro con herramientas y dando golpes», explica esta vecina, que añade que los vándalos eran personas de complexión fuerte, musculada y alguno podría tener tatuajes (a pesar del frío vestía camiseta de manga corta).

Un profesional del laboratorio de la Guardia Civil de Lugo trabaja en el lugar 

A primera hora de la mañana, un agente del laboratorio de la Guardia Civil de Lugo se encontraba en el lugar del suceso trabajando. Marcó la zona y realizó una inspección ocular, observando atentamente el lugar de los hechos y buscando diferentes vestigios que le pudiese llevar a los autores del intento de asalto. Entre este tipo de pruebas, se encuentran los lofoscópicos, que corresponden a las huellas dactilares o palmares que pudieron dejar los ladrones. Para descubrirlos, se utilizan polvos magnéticos o reactivos químicos, que aplicados sobre las superficies de los objetos, revelan los dibujos dactilares. También se pueden buscar vestigios biológicos, es decir, en objetos que puedan contener material genético de estas personas, como colillas, restos de pelos, saliva... Y mediante técnicas de análisis de ADN también se puede individualizar a una persona por su perfil genético. Si se tiene la certeza de que los vestigios hallados pertenecen al autor de los hechos, se mandan a analizar a laboratorios de España. Otros vestigios son las pisadas de algún tipo de calzado determinado, o marcas de alguna palanca, destornillador o cualquier objeto que pueda tener alguien concreto y le identifique. Todas las pruebas obtenidas por el profesional de la Guardia Civil esta mañana en Begonte están reflejadas en un acta a la que se adjuntan las fotografías del lugar y las muestras tomadas. Todo este material se comparará con los indicios que hubiesen podido quedar en la central de Caixa Rural en Lugo el pasado día siete de diciembre. 

A bordo de un potente deportivo

Parece que los últimos intentos de asalto las cosas no han salido como deseaban los amigos de lo ajeno. Por ahora, lo único que han logrado es escapar sin ser detenidos y esto puede deberse a dos factores: al vehículo que utilizan para operar, un Porsche Panamera, y también a la falta de agentes. Una patrulla para cubrir un núcleo es totalmente insuficiente y más si tenemos en cuenta la extensión territorial del mismo. También es cierto que un vehículo de la Benemérita no podría seguir a ese deportivo, pero con más presencia policial se podría evitar este tipo de asaltos, como han dicho en varias ocasiones las distintas asociaciones de agentes de la Benemérita.

En enero de 2017 los cacos sí tuvieron más suerte. Un atracador irrumpió a punta de pistola en la sucursal y logró llevarse un botín de más de 200.000 euros.

Atraco en la oficina de Caja Rural en Begonte a punta de pistola

Tania Taboada
Atraco en Caixa Rural Galega en Begonte Atraco en Caixa Rural Galega en Begonte

El atracador se llevó un botín de más de 20.000 euros y no hubo disparos ni heridos

La oficina de Caja Rural que se encuentra en la Plaza Hermanos Souto Montenegro y delante de la Casa Consistorial, en Begonte, ha sufrido un atraco sobre las dos de esta tarde. El único atracador que vieron los empleados y que actuó en la oficina en solitario ha conseguido marcharse con un botín de más de 20.000 euros. El atracador portaba una pistola con la que amenazó a los empleados, que no opusieron resistencia y por tanto fue limpio y sin víctimas. Agentes de seguridad ciudadana de la Guardia Civil se desplazaron inmediatamente hasta la oficina bancaria para investigar lo sucedido.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una banda de atracadores intenta robar el dinero del cajero de Caixa Rural de Begonte