Mañana mágica


Empieza el año y el Breo vuelve al Pazo en la mañana de Reyes para disputar un duelo crucial ante el Delteco GBC. Ese día nos despertaremos con ganas de abrir los regalos que nos traigan los Magos de Oriente. Siempre son los más pequeños los que albergan más ilusión esa fecha, a muchos les cuesta incluso conciliar el sueño la noche en la que sus majestades llegan a nuestros hogares. A veces, entre los presentes, aparece algo que no habíamos pedido en la carta, seguramente porque Melchor, Gaspar y Baltasar lo saben todo de nosotros y son conscientes de que nos encantará.

Recuerdo que en una ocasión, cuando era niño, apareció al lado del zapato que había colocado la noche antes un gran esférico anaranjado. Me pareció enorme y fue mi primer balón de básquet. En mi casa de aldea tenía un aro prefabricado, pero no tenía el diámetro suficiente para encestar aquella bola así que hubo que abrirlo un poco más y sujetarlo bien a la pared para que resistiese los lanzamientos alejados. No estaba a mucha distancia del suelo, puede que a unos dos metros y medio, por eso cuando llegué a Lugo y empecé a ver canastas de verdad, con el aro a 3,05, me pareció que aquello estaba altísimo. Eso mismo debió pensar la maestra salmantina Isabel Melchor, en paz descanse, del elevado pueblo ancarés al que fue destinada para dar escuela a mediados de los 50.

Yo poco a poco tuve que ir adaptando mi lanzamiento y mi juego a las nuevas pistas, solía ir con mis compañeros los viernes por la tarde a unas canastas que había en el exterior del Masculino y a las del patio del Seminario donde se rodaron escenas de La vieja música. Aquellos aros ya han sido retirados, así como otro del casco histórico que se echa de menos y que casi siempre estaba ocupado. Hace ya tiempo, cerraba uno de sus textos periodísticos Miguel Álvarez en La Voz con una frase que aludía a la mítica canasta: «Siempre nos quedará la cesta de Campo Castelo». Por desgracia, también ha desaparecido. Nos queda el consuelo de que ahora hay una exitosa zona de juegos. El tiempo pasa, el básquet sigue. La afición breoganista espera que su equipo le agasaje en la mañana de Reyes con un triunfo para completar un póker de victorias consecutivas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Mañana mágica