Una denuncia «resucita» el escudo franquista del Lucus Augusti

El Concello dice que la Xunta lo tapó irregularmente y pide «repoñer a legalidade»


lugo / la voz

El escudo franquista del Instituto Lucus Augusti tapado hace un año con un tablero por la Consellería de Educación, cumpliendo así lo establecido en la ley de memoria histórica, podría ser destapado en breve. El Concello denunció a la Xunta al considerar que hizo esa operación sin cumplir todos los trámites y eso supone la «reposición da legalidade». Además, el organismo autónomo se enfrenta a una multa. Una nueva enfrentamiento entre los dos organismos está abierto en la ciudad. El concejal de Desenvolvemento Sustentable Daniel Piñeiro dijo, entre otras cuestiones: «que non veñan agora con titulares espectaculares de que obrigamos a destapar o escudo; non, nós obrigamos a que se cumpra a legalidade sen máis». Además recordó que lo que hizo la Xunta fue un pegote.

En el equipo de José Manuel Balseiro (el delegado de la Xunta, que fue quien promovió que el escudo fuese tapado debido, entre otras cuestiones, a las constantes denuncias de diversos colectivos), se quedaron ayer boquiabiertos y sin dar crédito a requerimiento que les envió Disciplina Urbanística del Concello de Lugo. «É consecuencia dunha denuncia da Policía Local, con data de 12 de novembro de 2018. É dicir, un ano despois de ocorridos os feitos. Ata entón non repararan no feito», explicaron fuentes de la Xunta en Lugo.

La denuncia es por la «modificación da fachada do edificio catalogado e inventariado co número L-13, consistente en colocar un taboleiro». Explica el documento que las obras no son legalizables «por seren incompatibles co ordenamento urbanístico, incumpren a ficha do catálogo na que non se admite ningún tipo de obra que altere a fachada orixinal existente». Esta situación para el Concello supone abrir un expediente de «reposición da legalidade», en base a lo contemplado en la Lei do Solo de Galicia, «por facer obras sen dispoñer do título habilitante». Añade el documento: «todo isto, sen prexuízo da tramitación do oportuno expediente sancionador que se incoe para os efectos da determinación da sanción que corresponda». El Concello concede un trámite de Audiencia a la Xunta en un plazo de 15 días para que pueda alegaciones.

Un «pegote» avalado por Patrimonio con permiso y con las tasas pagadas

La Xunta también reaccionó a las declaraciones del concejal Daniel Piñeiro en las que decía que lo que se hizo con el escudo fue un «pegote». «A solución técnica -indicó el organismo autonómico- para a ocultación deste símbolo está avalada polo Servizo de Patrimonio Cultural da Xunta, cumpre coa lei de memoria histórica e non impacta negativamente desde o punto de vista da protección deste edificio catalogado». Recuerda que la obra consistió en poner un tablero que oculta el símbolo.

La Xunta advierte de que disponía de autorización previa, que hizo la oportuna comunicación al Concello de Lugo y pagó la tasa correspondiente. Durante todo el proceso, no hubo ninguna comunicación por parte del Ayuntamiento, recuerda el organismo que ayer presentó como documentación la autorización de Patrimonio Cultural, la comunicación de actuación urbanística, el informe técnico de un arquitecto y una copia del ingreso de la tasa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Una denuncia «resucita» el escudo franquista del Lucus Augusti