Van a comer y cuando regresan a la obra se encuentran sin la principal herramienta en Portomarín

Los trabajadores en la pavimentación de la calle General Franco de Portomarín tuvieron que alquilar un martillo sustituto


Boquiabiertos y sin dar crédito. Así se quedaron los operarios de la empresa COVI cuando regresaron de reponer fuerzas y se disponían a reanudar los trabajos de pavimentación que están ejecutando en la calle General Franco, en el casco histórico de Portomarín. La herramienta imprescindible para el desarrollo de las reparaciones había desaparecido. Se trata de un martillo eléctrico cuyo responsable de la empresa valoró en 3.000 euros. Los hechos ocurrieron este lunes sobre las dos de la tarde, cuando los trabajadores abandonaron la obra para reponer fuerzas. Dejaron las herramientas aparcadas y cuando regresaron para retomar los trabajos, el utensilio indispensable no estaba por ningún sitio. Esta situación obligó al encargado a alquilar un nuevo martillo para continuar con la pavimentación.

Sobre las 9.00 horas de ayer, el responsable de la empresa se presentó en el cuartel de la Guardia Civil para denunciar los hechos. En cuanto al autor del robo, no se descarta que fuese alguien que sabía de la ausencia de los operarios a esas horas y se personara en el lugar para apropiarse de la herramienta. Y mientras la Benemérita investiga los hechos, los operarios avanzan las obras pero con otro martillo eléctrico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Van a comer y cuando regresan a la obra se encuentran sin la principal herramienta en Portomarín