Los terremotos del PP todavía no preocupan al candidato Carballo

El aspirante a la alcaldía de Lugo se cree fuera del alcance de los problemas del partido en A Mariña y Monforte


lugo / la voz

Al PP lucense lo han sacudido dos sismos, si no muy grandes, sí notables, uno en Viveiro (dimisión de la concejala María Jesús Vale) y Monforte (renuncia de Roberto Eireos a encabezar la lista electoral). Han sido dos movimientos en la casa popular que ponen a prueba la capacidad de la dirección provincial del partido. En la capital, el candidato a la alcaldía, Ramón Carballo, cree que los temblores en el suelo del partido no afectan a su condición de aspirante a la presidencia del Ayuntamiento de la capital.

Dicen en el entorno de Carballo que no se inquieta fácilmente y que no aprecia riesgo alguno para sus opciones electorales en la ciudad amurallada. En la capital, por ahora, todo parece una balsa de aceite en el PP; pero ya se sabe que las cosas no siempre son exactamente lo que parecen. Eso sí, en el Concello que gobierna, más o menos, la socialista Lara Méndez, en el PP no se escuchan voces críticas como en A Mariña, para las que, según se cuenta en ámbitos populares, ni durante el mandato de Francisco Cacharro se decidían tantas cosas desde la capital. Es una forma de criticar la supuesta falta de democracia interna.

Carballo no se alarma, según parece, por los problemas en A Mariña y en Monforte. A él, de momento, las cosas en el seno del partido le van bien. Y sigue el plan de trabajo para la precampaña. En breve, citará a los medios a un café para hablar de cosas de los barrios, que lleva semanas recorriendo, al igual que las parroquias rurales. A primeros del mes que viene habrá una reunión de la dirección local del partido, para hacer repaso de lo hecho y preparar las nuevas acciones. Quizá, en algún momento, Carballo, como jefe local de los populares y aspirante a la alcaldía, se vea en la necesidad de dar algún consejo a la concejala Ana López Pombo, a la vista de los problemas que tiene en el ejercicio de la presidencia del Colegio Oficial de Veterinarios. Hay quien dice que Carballo prefiere dejar correr el asunto y que, en todo caso, si toma alguna decisión al respecto no será ahora. Parece que de momento no percibe que los problemas en el Colegio de Veterinarios puedan llegar a crearle problemas en su camino hacia la alcaldía. Igual está en lo cierto, que todo puede ser, pero si algo le interesa al candidato, carente como está de la capacidad de decidir sobre recursos públicos, es abrir puertas por las que puedan entrar votos. La socialista Méndez ya demostró que jugará duro para repetir en el cargo y el PP no puede permitirse otros cuatro años en la oposición. Así las cosas, no hay terremoto pequeño que no deba preocupar al aspirante. Aunque sea un hombre muy tranquilo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los terremotos del PP todavía no preocupan al candidato Carballo