De la hamburguesa al cachopo en 30 años

La familia Serén Vázquez celebró el domingo una fiesta por el treinta aniversario del local


Era el año 1970 cuando Tomás Serén, un vecino de Palas de Rei, regresaba a la capital lucense luego de trabajar como camarero durante cuatro años en distintos restaurantes catalanes. Entre la experiencia adquirida y el gusto por este sector decidió continuar sirviendo a comensales en varios establecimientos hosteleros de la ciudad de la Muralla. Así hasta 1988, cuando decidió arriesgar y optó por montar su propio negocio en una zona donde los protagonistas eran los huertos. «Lugo ten que medrar para a zona da Piringalla. É un barrio apartado e onde non se ve futuro», opinaba por aquella época Tomás Serén.

Casado con una palense, alquiló un local en la calle Grabador Prieto Nespereira, y montó El Dot Mas, un bar que empezó como una cafetería pero que con el paso del tiempo las hamburguesas y los bocadillos se convirtieron en protagonistas. Junto a su mujer, Olga Vázquez, emprendieron una nueva andaina que trece años después cambiaron de ubicación y que hoy en día permanece gracias a la continuidad de su hijo Javier. En la calle Isidro Labrador, en la zona de A Piringalla, es donde el local continúa su éxito y donde el pasado domingo celebró su 30 aniversario de vida. «Cumprianse 30 anos da posta en marcha do local e quixen darlle unha sorpresa a meus pais, que xa están xubilados, aos representantes da hostalería lucense e aos clientes. Foi unha xornada de moitas emocións e onde non faltaron os concertos e a maxia», manifestó Javier Serén, el actual propietario de este establecimiento, que se unió a la hostelería en 2001 tras varios años trabajando como comercial.

Con la llegada de Javier, surgió lo que se convirtió en el plato estrella: el cachopo cocinado con productos gallegos. «Foi un prato que se puxo moito de moda en toda España e desde fai dous anos decidimos ofrecelo aos nosos clientes. Elaborámolo con tenreira galega, queixo azul de Vilalba e xamón procedente de porcos criados con castañas. Facémolo para dúas persoas e ten un custo de 18 euros», explica Javier Serén.

Además de esta novedad, el local ofrece unas 60 variedades de hamburguesas y bocadillos, elaborados con ingredientes de todo tipo. «O local está aberto de mércores a domingo e a hora punta é de 21.30 a 23.30. A idade media da nosa clientela oscila entre os 35 e 45 anos. Os luns e martes cerramos por descanso», indica el propietario, que presta servicio en la cocina y cuenta con tres empleados.

Con respecto a la hostelería, Javier Serén indica que es un sector muy sacrificado pero a la vez muy reconfortante. Asegura que sigue a raja tabla el principal consejo que le dio su progenitor al coger las riendas, que no es otro que tratar a la gente como si fuera de casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

De la hamburguesa al cachopo en 30 años